Últimos Artículos

Notas de la Semana 1 de la NFL

Written By Juan Carlos Rodríguez dos Santos on miércoles, 16 de septiembre de 2020 | 23:18

(Photo by Sam Greenwood/Getty Images)
La NFL regresó este fin de semana tras una larga espera y superando las dudas sobre su inicio por la pandemia del coronavirus. La patada inicial, kickoff de la temporada 2020, comenzó en el Arrowhead Stadium con una sólida exhibición de los Kansas City Chiefs sobre los Houston Texans. En la Semana 1 a la habitual emoción del fútbol americano se le une el estreno de jugadores en sus nuevos equipos, como los veteranos Brady y Rivers en Bucs y Colts respectivamente, o el estreno de los rookies donde destacaron Clyde Edwards-Helaire en Chiefs o Chase Young en Washington por nombrar algunos. Entre las muchas sorpresas en los resultados destaco la victoria de los Jaguars ante Colts. La franquicia de Jacksonville ha perdido mucho talento en la offseason y para todos los analistas era el peor equipo de la liga, sin embargo arruinaron el estreno de Philip Rivers en los Colts con una enorme exhibición de Gardner Minshew. En su segundo año la Minshew Mania continúa con el joven QB lanzando apenas 1 pase incompleto y 3 touchdowns completando un sólido partido para iniciar con récord 1-0.


El kickoff 2020 se dio en el Arrowhead Stadium con los Kansas City Chiefs iniciando su defensa del título en el primer "Thursday Night Football" de la temporada. Los campeones lucieron muy sólidos en su exhibición con victoria ante los Texans, mantener el gran bloque extendiendo a piezas clave como Andy Reid, Mahomes y Kelce fue un acierto. Demostraron ser los gran favoritos al título, aún más tras el estreno de su novato Clyde Edwards-Helaire (ya apodado como CEH) que mostró encajar en la poderosa ofensiva. El corredor egresado de LSU destaca por ser doble amenaza y es el último complemento que necesitaban, los Chiefs no tenían un corredor de este estilo desde Kareem Hunt. Cierto es que del otro lado del balón estaban unos débiles Texans, la pérdida de Hopkins dejó sin objetivos a su renovada estrella Deshaun Watson cuyo ímpetu fue insuficiente. Se pronostica una larga temporada en Houston con muchas derrotas y el final de la etapa de Bill O'Brien.

La NFL regresó con un fuerte entrante el jueves pero tuvimos que esperar varios días hasta el primer gran domingo de fútbol con partidos durante medio día. Los Patriots comenzaron su era sin Tom Brady pero consiguieron seguir la senda victoria de Bill Belichick derrotando a los Miami Dolphins. En el primer partido Cam Newton mostró un buen nivel y sobre todo pudimos confirmar el nuevo playbook de los Pats donde predominará la carrera sobre el juego aéreo. La defensiva sigue siendo el baluarte más valioso de los Pats con un perímetro de primer nivel que interceptó en tres ocasiones a Ryan Fitzpatrick mientras el novato Tua estaba en la banca. Más tarde fue el partido de los Buccaneers con el estreno de Tom Brady  que cayó derrotado en su nueva vida sin su head coach. El veterano QB lanzó dos intercepciones, uno devuelto a las diagonales, y la poderosa ofensiva que se esperaba nunca apareció. El receptor estrella Mike Evans tuvo números pobres, Gronkowski no regresó a su mejor nivel y el juego de carrera apenas existió. Lo único positivo fue la conexión con un receptor desconocido como Scott Miller y Bruce Arians deberá mejorar al equipo que tanta expectación ha creado. Cierto es que del otro lado estaban los New Orleans Saints, uno de los grandes favoritos al título en la última temporada de Drew Brees. Taysom Hill sigue siendo la navaja suiza y lanzó, corrió y recibió el balón.

Otros mariscales veteranos sí brillaron en la Semana 1 e hizo vencer a sus franquicias. Así fue el caso de Aaron Rodgers y los Green Bay Packers, pese a no darle armas en el draft y sí seleccionar a su posible sustituto Jordan Love, Rodgers volvió a mostrar que es un jugador que marcará una época con una exhibición de cuatro lanzamientos de anotación. Davante Adams sigue siendo el principal objetivo y la conexión es una de las más productivas de la liga, el domingo el receptor tuvo 14 pases atrapados. Los Minnesota Vikings despertaron tarde y perdieron el duelo ofensivo ante el pistolero Rodgers, ambas defensivas mostraron que necesitan mejorar, especialmente la de los Vikings que no pudieron alinear a Danielle Hunter y están lejos del nivel esperado. Los Seattle Seahawks también vencieron gracias a Russell Wilson, el resbaladizo mariscal sigue mostrando estar al máximo nivel y movió las cadenas en la victoria sobre los Atlanta Falcons. Pese a la derrota los Falcons mostraron una buena imagen, lejos del bochornoso inicio de la temporada pasada, Matt Ryan sigue siendo un quarterback de buen nivel y Julio Jones es el mejor receptor de la liga si está en forma.

La Semana 1 trajo estrenos especiales como el primer partido en la historia de Las Vegas Raiders tras su reubicación desde Oakland. Se vieron buenos detalles del novato Henry Ruggs que será una amenaza vertical pero la estrella de la ofensiva, y de todo el equipo, es el corredor Josh Jacobs. Tras un año como novato espectacular, en su segundo año ha asumido el protagonismo y no defraudó anotando tres touchdowns por tierra. Los Carolina Panthers cayeron derrotados en su primer partido sin leyendas de la franquicia como Cam Newton y Luke Kuechly. Teddy Bridgewater se mostró sólido como quarterback, creó una conexión productiva con el receptor  Robby Anderson y siguen teniendo a la estrella Christian McCaffrey de su lado. En la serie final no pudieron mover las cadenas en una "4th & inches" con el fullback Alex Armah quedándose corto de primera oportunidad. Otro estreno especial fue el primer partido en el SoFi Stadium que además celebraron con victoria de Los Angeles Rams en el primer "Sunday Night Football". Los Rams quieren volver a ser contendientes y para ello se tendrán que apoyar en una defensiva que cuenta con dos de los mejores jugadores de la liga, Aaron Donald y Jalen Ramsey, que mostraron su dominio ante los Dallas Cowboys. La ofensiva sigue teniendo la mente genial de Sean McVay y el corredor Malcolm Brown sorprendió con una sólida actuación de 2 TDs, tendrá la difícil misión de olvidar a Todd Gurley. La gran decepción fue los Cowboys, en el estreno de Mike McCarthy como head coach volvió a tener decisiones muy controvertidas como su predecesor Jason Garrett y Dak Prescott sigue siendo incapaz de ganar duelos importantes, algo que debe hacer si quiere su contrato millonario y sobre todo para que los Cowboys regresen a playoff.

Los Baltimore Ravens tuvieron una cómoda victoria en el duelo divisional contra los Cleveland Browns. La ofensiva sigue moviendo las cadenas pero su defensa es una de las temibles de la liga, las adquisiciones de Calais Campbell y el novato Patrick Queen han dado más fuerza a una unidad que encabeza las tablas. Toda la solidez que mostraron los Ravens es la que necesitan unos débiles Browns, de nuevo tanto la ofensiva como la defensiva tuvieron problemas y las alarmas de otra temporada mediocre acechan, lo más excitante fue el juego de carrera liderado por Nick Chubb. Otra cómoda victoria en duelo divisional, y totalmente esperada, fue la de Buffalo Bills. Con el pronóstico del fin de la dinastía de Patriots, los Bills son los favoritos para ganar la división y comenzaron cumpliendo las expectativas. Josh Allen es un mariscal excitante, joven, con talento y un brazo espléndido pero sigue teniendo que mejorar su precisión, falló varios pases de anotación que en otros partidos pueden traducirse en una derrota. Su rival eran los New York Jets, para mí el peor equipo de la liga. El liderazgo de Adam Gase es inexistente y el roster tiene mucho falta de talento pese al crecimiento de Darnold.

En el apartado de sorpresas destaca la victoria de los Jacksonville Jaguars gracias a un sólido encuentro de Gardner Minshew (en portada). La marcha de talento es evidente pero no parece que el objetivo sea "tanquear" sino crear una renovada franquicia apoyada en el talento joven. Ahí aparece su máximo estandarte, Minshew tuvo un partido sin errores que se refleja en sus estadísticas con solo un pase incompleto y tres touchdowns. El novato receptor Laviska Shenault Jr. tuvo un buen inicio pero los focos fueron para el corredor no drafteado James Robinson, sustituto de Leonard Fournette. La ofensiva no tuvo errores y la defensiva volvió a marcar diferencias en Jacksonville, el novato de primera ronda C.J. Henderson fue el hombre del partido asumiendo protagonismo en su estreno en la liga y promete ser la estrella de una defensiva muy joven pero sólida. Precisamente Henderson fue el responsable de una de las dos intercepciones que tuvieron los Indianapolis Colts en el estreno de Philip Rivers, que pese a ello no tuvo mala exhibición. El pateador novato Rodrigo Blankenship falló un gol de campo y el juego de carrera, pese a tener un cuerpo de corredores bueno, tuvo números pobres. Otra sorpresa fue la victoria de una desahuciados Washington Football Team, llenos de problemas extradeportivos, sin identidad tras la retirada de los Redskins y con un roster con muchas incógnitas. Y aunque la ofensiva no fue un desastre, todo el mérito es para una defensiva que está cargada de talento. El novato Chase Young se estrenó en la liga con 1.5 capturas contribuyendo a las 8 capturas que tuvo una línea formada por jugadores de primera ronda en los últimos años y liderada por el veterano Ryan Kerrigan. Es espíritu de Ron Rivera contagió a un equipo en el que nadie creía, el head coach está luchando contra un cáncer y en el descanso se inyectó para seguir en la banda hasta el final del partido. Y es que el descanso fue clave porque los Philadelphia Eagles fueron incapaces de sumar puntos en la segunda parte y acabaron perdiendo un partido que ganaban 17-0. El juego de carrera fue inexistente, Carson Wentz erró con dos intercepciones que se convirtieron en fáciles touchdowns rivales y los Eagles decepcionaron.

Finalizando la primera ronda de partidos dominicales también hubo una remontada más espectacular. Los Detroit Lions comenzaron dominando con Stafford moviendo las cadenas, el veterano Adrian Peterson aportaba mientras que el ala cerrada T.J. Hockenson parece asumir su protagonismo. La gran noticia era el funcionamiento de la defensiva, que pese a perder sus dos esquineros titulares, limitó a los Chicago Bears a apenas dos goles de campo durante tres cuartos. Los Lions tenían una amplia ventaja de 17 puntos (23-6) al inicio del último cuarto pero acabaron perdiendo. Trubisky despertó para liderar a su equipo a una remontada épica pero volvió a mostrar carencias y necesitará ser más consistente si quiere mantener el puesto de titular sobre Nick Foles. Los Lions tuvieron la oportunidad de vencer en la última jugada pero el corredor novato D'Andre Swift perdió un balón en la zona de anotación, cierto es que hubiera sido victoria pero a Matt Patricia se le acaban las oportunidades en Detroit, necesita conseguir victorias con urgencia.

En la ronda más tarde del domingo tuvimos otra sorpresa con la victoria de los Arizona Cardinals. Tras ser Novato del Año, Kyler Murray demostró que no fue solo un año bueno y llevó a los Cardinals a una importante victoria sobre los San Francisco 49ers, finalistas del Super Bowl. El mariscal de doble amenaza penetró en la defensiva tanto por aire como tierra y además creó una productiva conexión con el receptor DeAndre Hopkins al que buscó en 16 ocasiones y completó 14, muy lejos del segundo receptor que fue el veterano Larry Fitzgerald con 4 recepciones. Pero que la ofensiva era atractiva y poderosa no sorprendió como sí lo hizo la defensiva, el novato Isaiah Simmons perdió a Mostert para touchdown en su debut en la liga pero la combinación de veteranía con juventud funcionó y los Cardinals se llevaron la victoria pese a que el pateador Zane Gonzalez falló dos goles de campo. Los Niners tuvieron un mal partido especialmente de su ofensiva y de Garoppolo que sigue cuestionado tras perder el Super Bowl, es cierto que es el primer partido y no hubo pretemporada como otros años pero en San Francisco ya se asoman los fantasmas de otros perdedores recientes del Super Bowl como los Rams que tras llegar a la gran final luego tuvieron temporadas perdedoras. En el otro encuentro se estrenaban dos quarterbacks con su nuevo equipo. En Los Angeles Chargers Tyrod Taylor tuvo un decente partido aunque no consiguieron convertir las visitas a la zona roja en touchdowns pero sin embargo la renovada franquicia consiguió su primera victoria. Pero fue más demérito del rival que mérito propio porque el novato #1 Joe Burrow tuvo un sólido estreno e incluso se estrenó anotando con un carrera. Los Cincinnati Bengals tuvieron oportunidad de empatar el partido en el final del encuentro pero Randy Bullock, con posible lesión, falló el gol de campo decisivo. Un estreno con derrota pese al esfuerzo de Burrow.

Para estrenar la temporada tuvimos doble ración del "Monday Night Football". Joe Judge se estrenaba como HC de los New York Giants con Jason Garrett como coordinador ofensivo y aprovecharon su talento para lucir sólidos. Daniel Jones, pese a sus dos intercepciones, se mostró más seguro para asentarse como el quarterback de la franquicia y Darius Slayton superó las 100 yardas consiguiendo 2 TDs. El problema fue que la estrella Saquon Barkley fue limitada a solo 6 yardas ante la dominante defensiva de Pittsburgh Steelers que luce como una nueva "Cortina de Acero". Ben Roethlisberger regresó como líder de la ofensiva con una sólida exhibición, el corredor Benny Snell Jr. superando las 100 yardas de carrera y el novato Chase Claypool se unió a una productiva unidad de receptores con un primer pase atrapado en la liga de nivel. El otro partido fue menos atractivo pero acabó con agonía siendo decidido en la última jugada. Melvin Gordon ha llegado a los Denver Broncos y está aportando desde el primer partido siendo el líder en carrera, Noah Fant sigue progresando mientras el novato Jerry Jeudy se postula como el receptor objetivo. Drew Lock tiene muchas armas en la ofensiva para anotar puntos mientras que la defensiva, sin su estrella Von Miller, se mostró sólida. Pero todo fue insuficiente para vencer a los Tennessee Titans. Tannehill sigue en su idilio con la regularidad y encontró en Corey Davis su mejor objetivo con 101 yardas, el corredor Derrick Henry sigue penetrando a cualquier defensiva. Los problemas de los Titans fue con su pateador Stephen Gostkowski, el veterano ex Patriots falló 3 goles de campo y 1 punto extra pero se redimió anotando el gol de campo de la victoria.

Previa de la temporada 2020 de la NFL

Written By Juan Carlos Rodríguez dos Santos on jueves, 10 de septiembre de 2020 | 22:30

Tras una larga espera la NFL regresará esta madrugada con el kickoff de la temporada 2020. La temporada número 101 en la historia de la liga estará marcada por la pandemia del coronavirus y los aficionados no podrán acudir a los estadios salvo ciertas excepciones. Como la del Arrowhead Stadium que albergará 16.000 personas (22% de su capacidad) en el primer partido de la temporada con los vigentes campeones Kansas City Chiefs defendiendo su título ante Houston Texans. La emergente estrella del fútbol americano Patrick Mahomes estrenará anillo de Super Bowl y su nuevo multimillonario contrato. Comienza el camino hacia el Super Bowl LV en Tampa.

Los grandes favoritos son los vigentes campeones Kansas City Chiefs. La familia Hunt quiere construir una dinastía y por eso extendió a sus piezas clave con contratos largos y millonarios: QB Patrick Mahomes, HC Andy Reid, GM Brett Veach y TE Travis Kelce. Se mantiene el gran bloque que les convirtió en campeones y sus principales bajas (jugadores que decidieron no jugar por el coronavirus) las han suplido con garantías: Laurent Duvernay-Tardif (médico que luchará contra el coronavirus en su Canadá natal) por Kelechi Osemele y el corredor Damien Williams por el novato Clyde Edwards-Helaire que promete ser una estrella.

Los finalistas San Francisco 49ers buscarán recomponerse de su derrota y regresar al Super Bowl. El dúo entre John Lynch y Kyle Shanahan es uno de los mejores GM-HC de la liga y también han suplido sus bajas en el draft de las que se espera un impacto inmediato, el receptor Brandon Aiyuk y el liniero defensivo Javon Kinlaw para mantener una sólida línea pese a la salida de DeForest Buckner. Los Baltimore Ravens parten como los favoritos fuera de los finalistas de Super Bowl, a la tercera va la vencida y así debe ser para el MVP Lamar Jackson tras dos derrotas en postemporada. Su defensiva es poderosa y la han mejorado con la adquisición de Calais Campbell y Derek Wolfe para su línea y el novato Patrick Queen como linebacker mientras que en la ofensiva llega el novato J. K. Dobbins para mejorar el juego de carrera. El roster de los Ravens está cargado de talento y apenas tiene debilidades, la gran incógnita es será si son capaces de vencer en playoffs.

Misma historia ocurre con New Orleans Saints, siempre empiezan como favoritos pero se amargan en postemporada con tres derrotas consecutivas en la última jugada. Como principal movimiento fue la llegada de Emmanuel Sanders para liberar de presión a Michael Thomas, un arma más a la ofensiva para el último año de Drew Brees. En la NFC también están los Green Bay Packers, finalistas del Juego por el Campeonato, siguen dependiendo del pistolero Aaron Rodgers pero incomprensiblemente se disparan al pie seleccionando al QB Jordan Love en primera ronda. Davante Adams seguirá siendo el principal objetivo mientras el novato A.J. Dillon llega para fortalecer el juego de carrera con Aaron Jones y Jamaal Williams. La defensiva, especialmente con el pass rush de los Smith (Preston y Za'Darius), tendrá que mantener los juegos cerrados.

En la Ronda Divisional de la NFC cayeron los Seattle Seahawks y los Minnesota Vikings. Los primeros seguirán dependiendo del mago Russell Wilson, DK Metcalf tendrá que mostrar que su año de novato no fue suerte y unirse a la producción de Tyler Lockett. Para reforzar una débil defensiva llegan el novato Jordyn Brooks para fortalecer el cuerpo de linebackers y la estrella Jamal Adams de la que se espera sea un "game-changer". Pete Carroll seguirá enviando un equipo competitivo. Del otro lado los Vikings siguen en su lucha por el éxito reforzando su sólido roster pero la clave seguirá siendo Kirk Cousins, quien se creía era el jugador necesario para llegar al Super Bowl pero falla en los grandes partidos. La gran baja fue Stefon Diggs pero en su lugar llegó el novato Justin Jefferson que tiene un gran talento, en la defensiva Yannick Ngakoue se une a Danielle Hunter en una intimidante pareja de exteriores mientras se mantiene al dúo de profundos (Harrison Smith y Anthony Harris son de los mejores de la liga) y de linebackers. El último en discordia de la Conferencia Nacional fueron los Philadelphia Eagles y parecen condenados a cometer el mismo error: mantener al equipo sano. Carson Wentz necesita mantenerse como titular todo el año y mostrar un nivel regular, para ello necesitará de un cuerpo de receptores del que se ha ido Nelson Agholor y Alshon Jeffery está en mercado. El novato Jalen Reagor y el español JJ Arcega-Whiteside deberán ser productivos de inmediato. El corredor Miles Sanders deslumbró en su primer año, el cuerpo de tight ends con Zach Ertz y Dallas Goedert es de los mejores de la liga y la línea ofensiva es élite. Si todos se mantienen sanos Wentz tiene las armas para mover las cadenas y sino funciona el novato Jalen Hurts espera en la banca. La gran adquisición fue Darius Slay, uno de los mejores corners de la liga que llega a una débil unidad como es el perímetro de Eagles. 

En la AFC tenemos escenarios distintos. Los Buffalo Bills se plantean como los favoritos para vencer la AFC Este tras un enorme trabajo durante años, Sean McDermott ha construido un roster muy sólido y competitivo que cada año está mejorando. En la ofensiva Josh Allen continúa creciendo y este año tendrá un arma más con la llegada de Stefon Diggs y el novato Zack Moss. La ofensiva es tan sólida como la defensiva donde su principal baluarte es el esquinero Tre'Davious White, uno de los mejores de la liga que ha renovado con la franquicia. La esperanza de la Conferencia Americana también son los Tennessee Titans, con Mike Vrabel intentarán volver a clasificar a postemporada. De ello dependerá el desempeño de la ofensiva, Ryan Tannehill tuvo un fantástico año (Marcus Mariota fue canjeado) y tendrá que mostrar regularidad por primera vez en su carrera mientras que la estrella fue el corredor Derrick Henry que deberá volver a penetrar las defensivas como en 2019. La gran baja bue el tackle Jack Conklin que fue sustituido por el novato de primera ronda Isaiah Wilson manteniendo una de las mejores líneas de la liga. En la defensiva se hicieron con el codiciado Jadeveon Clowney en la agencia libre para mejorar una buena unidad. Tanto como para Bills como Titans es el momento de la verdad, dar un paso adelante y asumir un rol más protagonista. 

Del otro lado llegan las caídas como la de Houston Texans, parece el final de la etapa de Bill O'Brien como head coach después de canjear a su estrella DeAndre Hopkins en un absurdo negocio. Deshaun Watson seguirá siendo la estrella y la temporada dependerá, cada vez más, de su desempeño. Sin su aliado Hopkins tendrá un largo pero dudoso cuerpo de receptores con Brandin Cooks, Randall Cobb, Will Fuller y Kenny Stills, para el juego de carrera llega David Johnson, un corredor que impactó en Cardinals pero en los últimos años no ha rendido. La defensiva es mediocre cuyo abanderado sigue siendo J.J. Watt, nadie duda de su talento pero cada año se pierde más partidos por lesión. Otra caída, o al menos así lo reportan y esperan, será la de New England Patriots. La salida de Tom Brady deja en el aire la continuidad de una dinastía tan dominadora que además ha sido la franquicia más perjudicada por el coronavirus y que en la agencia libre perdió parte de su defensiva. Pero sigue Bill Belichick, el mejor entrenador en la historia es una mente privilegiada y ha demostrado a lo largo de su carrera que saca máximo rendimiento a jugadores olvidados. Este año lo tendrá que demostrar con su nuevo QB Cam Newton para volver a su lesión MVP del Super Bowl 50. El juego de carrera seguirá sólido mientras que en el cuerpo de receptores se reincorpora N'Keal Harry, novato del año pasado que se perdió la temporada por lesión, pero no hay más profundidad junto con Edelman, para el tight end llegan dos novatos como Devin Asiasi y Dalton Keene. En la defensiva, pese a las bajas, siguen teniendo el mejor perímetro de la liga encabezado por Gilmore, mejor jugador defensivo de la temporada. La cuestión es si la defensiva conseguirá mantener una ofensiva renovada y si Cam Newton conseguirá tener un buen rendimiento.

Hasta aquí el repaso de los equipos clasificados a los playoffs de la última temporada que, salvo excepciones, parten como favoritos para la nueva temporada. A ellos se le unen una larga lista de contendientes que encabezan los Dallas Cowboys, siempre contendientes pero fracasando en sus aspiraciones de postemporada. Lee la previa de los Dallas Cowboys 2020: su gran oportunidad. Los Pittsburgh Steelers también lucen como uno de los grandes contendientes por el regreso de Big Ben como QB, estará protegido por una de las mejores líneas de la liga donde el español Alejandro Villanueva seguirá como LT, Juju es el líder de un buen cuerpo de receptores al que llega el novato Chase Claypool mientras que Eric Ebron llega como solución a los problemas en el tigh end. En la defensiva la llegada de Minkah Fitzpatrick dio un salto de nivel y la unidad de los Acereros es una de las mejores de la liga que ya han apodado como nueva "Cortina de Acero".

Otros equipos con grandes esperanzas para clasificar a postemporada son los Atlanta Falcons, tras años decepcionantes después de perder la ventaja de 28-3 en el Super Bowl parece que retoman la senda del triunfo con un enorme final de temporada pasada. Para la ofensiva con Matt Ryan y Julio Jones llega el corredor Todd Gurley II al equipo de su ciudad y el TE Hayden Hurst. En la defensiva se une el novato CB A.J. Terrell que según los reportes tendrá un impacto inmediato. Los Indianapolis Colts también serán unos grandes pretendientes. El retiro inesperado de Andrew Luck tambaleó el proyecto del head coach Frank Reich pero ahora llega un veterano como Philip Rivers que además estará protegido por una línea ofensiva élite, de las mejores de la liga. Los Colts seleccionaron al corredor Jonathan Taylor y al receptor Michael Pittman Jr. para dar armas a su nuevo QB, junto con T.Y. Hilton, Parris Campbell, Marlon Mack y Jack Doyle. Para la defensiva adquirieron al liniero DeForest Buckner y el esquinero Xavier Rhodes aunque la secundaria sigue luciendo como debilidad. El Super Bowl LV será en Tampa y los Tampa Bay Buccaneers han formado un Dream Team encabezado por Tom Brady para ser la primera franquicia en vencer el anillo como anfitriones. Lee la previa completa en Previa de los Tampa Bay Buccaneers 2020: Dream Team por el Super Bowl.

Hay un grupo de franquicias que tienen esperanzas en entrar en los playoffs aunque no parten como favoritos ni contendientes. De entre ellos el mejor posicionado quizás sean unos Denver Broncos que cada año progresan más. Para coordinar la ofensiva llega Pat Shurmur y la han reforzado con la llegada del corredor Melvin Gordon y el liniero Graham Glasgow. Drew Lock tiene multitud de objetivos para mover las cadenas y de su progreso dependerá el rendimiento de la ofensiva, Courtland Sutton y Noah Fant son los receptores estrella mientras que los novatos Jerry Jeudy, de primera ronda, y K. J. Hamler, de segunda ronda, deberán dar más profundidad. Las defensivas del head coach Vic Fangio siempre son sólidas pero han perdido a Derek Wolf en la agencia libre y a su estrella Von Miller por lesión, sin embargo sigue teniendo nombres interesantes como la pareja de pass rush Jurrell Casey y Bradley Chubb o el perímetro liderado por A.J. Bouye. 

Otra franquicia como Las Vegas Raiders se espera que vuelvan a ser contendientes en su primer temporada en Las Vegas tras dejar Oakland y es el tercer año de Jon Gruden. Derek Carr tiene una gran oportunidad para entrar en la conversación de QB élite, sobre todo por la presión de Marcus Mariota. Josh Jacobs seguirá siendo la estrella de la ofensiva tras su deslumbrante año como novato, además llega el velocista Henry Ruggs III como novato además de Nelson Agholor en la agencia libre para una unidad que cuenta con Hunter Renfrow como slot y Zay Jones, hay que añadir al destacado TE Darren Waller y al recién incorporado Jason Witten, todo protegido por una interesante línea. En la defensiva se espera que sigan progresando los pass rush Clellin Ferrell y Maxx Crosby, se une Cory Littleton para mejorar el cuerpo de linebackers y en el perímetro incorporan al novato Damon Arnette y al profundo Jeff Heath, además se espera mayor progreso de Johnathan Abram en su segundo año. Mayor incógnita producen Los Angeles Rams, también estrenando un espectacular estadio, pero con distinto proyecto. Lejos queda el año donde llegaron al Super Bowl y tras una decepcionante caída esperan volver a luchar por postemporada en 2020. Como head coach seguirá la mente privilegiada y joven de Sean McVay que tiene por delante el reto de construir una franquicia competitiva, la renovación comienza en 2020. Los Rams apostaron todo para formar un Dream Team que no consiguió vencer el anillo, el equipo sigue liderado por Jared Goff que necesita dar un paso adelante. Como objetivos seguirá teniendo al productivo dúo de receptores Cooper Kupp y Robert Woods además del TE Tyler Higbee. En el draft han seleccionado al corredor Cam Akers que tendrá que ser protagonista de una unidad desaparecida desde el bajón de Todd Gurley mientras que el otro novato Van Jefferson genera mucha esperanza para mejorar el cuerpo de receptores. La defensiva cuenta con jugadores jóvenes como Ebukam o John Johnson III aunque seguirá siendo liderada por Aaron Donald, el mejor jugador defensivo de la liga capaz de marcar la diferencia en solitario, para el perímetro seguirá el esquinero Jalen Ramsey que recientemente ha extendido su contrato convirtiéndolo en el defensive back mejor pagado de la liga con un contrato de 5 años y $105M.

La eterna promesa seguirán siendo los Cleveland Browns. Años de fracasos han llenado su roster de mucho talento joven que sin embargo sigue sin explotar. Se estrena como HC Kevin Stefanski que tendrá una colección de talento inédita para romper la negativa racha de 17 años sin clasificar a postemporada. Todo comienza con Baker Mayfield que tendrá que recuperar las sensaciones que mostró en su año como novato, en la banca esperará Case Keenum. La carrera es sólida con Nick Chubb y Kareem Hunt, los receptores son élite en su mejor versión con Odell Beckham Jr. y Jarvis Landry más lo que pueda aportar Rashard Higgins y el novato Donovan Peoples-Jones mientras que Austin Hooper llega para acompañar a David Njoku en la sala de TE. La línea ofensiva ha mejorado con las incorporaciones de Jack Conklin y el novato Jedrick Wills que se unen a Joel Bitonio y JC Tretter en una más que sólida protección. La defensiva también ha mejorado con el novato Grant Delpit como profundo aunque los titulares sean Karl Joseph y Andrew Sendejo, el perímetro estará complementado por dos esquinero de mucho talento como Denzel Ward y Greedy Williams. Aunque el cuerpo de linebackers sea débil, la línea defensiva con los veteranos Olivier Vernon, Sheldon Richardson y Adrian Clayborn además de Larry Ogunjobi pero sobre todo Myles Garrett que regresa tras una sanción y puede tener su temporada más productiva. Puede ser el año de los Browns. Otra franquicia que genera ilusión para el presente y el futuro son los Arizona Cardinals. Lee Previa de los Arizona Cardinals 2020: el prometedor futuro.

Mientras los Buccaneers son la principal franquicia bandwagon junto con el atractivo proyecto de los Arizona Cardinals, existen dos franquicias prometedoras para el futuro de la liga. Los New York Giants tienen una de los rosters más desbalanceados de la liga. Se estrena Joe Judge como head coach en la primera temporada tras el retiro de Eli Manning. En la ofensiva estarán dos ex head coach como Jason Garrett, será el coordinador ofensivo, y Freddie Kitchens que se encargará de los tight ends. Llegó el momento de Daniel Jones, un talentoso QB que sigue progresando y promete ser un buen jugador, aunque la estrella de la ofensiva es Saquon Barkley, uno de los mejores jugadores de la liga. En el cuarto de corredores estará también Dion Lewis mientras que la unidad de receptores es una de las más completas e infravaloradas de la liga, a mi opinión, con Sterling Shepard, Darius Slayon y Golden Tate. Apoyando estarán los alas cerrada Evan Engram (fantástico jugador) y Kaden Smit con Levine Toilolo. La única duda era una línea ofensiva que se ha reforzado con el novato de primera ronda Andrew Thomas que acompañará a Will Hernandez o Kevin Zeitler entre otros. En definitiva una ofensiva de primer nivel, el problema será una muy frágil defensiva. El primera ronda de 2019 Dexter Lawrence deberá marcar las diferencias en una unidad con muy poco talento donde destacan el apoyador Blake Martinez, el esquinero James Bradberry o los profundos Jabrill Peppers y Julian Love. Otra franquicia muy prometedora aunque en un proceso más inicial de reconstrucción son los Cincinnati Bengals con el pick #1 QB Joe Burrow. Lee la Previa de los Cincinnati Bengals 2020: la esperanza Burrow.

También están las franquicias que son noticia pero por motivos negativos. Los Angeles Chargers estrenarán su nuevo estadio sin Philip Rivers, con Tyrod Taylor como titular y el novato Justin Herbert como esperanza de futuro; todo el drama de la situación del QB con su HC Anthony Lynn presionado. La ofensiva tiene armas sensacionales como el corredor Ekeler, los receptores Keenan Allen y Mike Williams además del ala cerrada Hunter Henry mientras que la discutida línea ofensiva se refuerza con Bryan Bulaga. En la defensiva han sufrido la importante baja por lesión del safety Derwin James pero mantienen a la pareja de esquineros Casey Hayward Jr. y Chris Harris Jr. con Desmond King II en la rotación, el novato Kenneth Murray mejora la unidad de linebackers para apoyar una sólida línea defensiva con Linval Joseph, Melvin Ingram III y sobre todo Joey Bosa. Pese a que Tyrod Taylor no sea un QB élite los Chargers tienen un sólido roster con mucho talento sin embargo nadie los tiene en cuenta, ¿podrán revertir las previsiones? Misma pregunta hay que hacer para los Chicago Bears, atrás queda esa intimidante defensiva que les metió en playoffs. Pese a la llegada de Nick Foles, Mitch Trubisky inicia la temporada como QB1 ante la que puede ser su última temporada en Chicago. La ofensiva presenta muchas incógnita, si bien el dúo de corredores David Montgomery y Tarik Cohen pueden funcionar, y Allen Robinson es un notable receptor, sus compañeros Ted Ginn Jr. y Anthony Miller generan muchas dudas. Como alas cerradas llegan el veterano Jimmy Graham y el novato Cole Kmet que fue la selección más alta de los Osos en el draft. El head coach Matt Nagy esperar recuperar la solidez de su defensiva para tener una buena temporada, la pareja en los extremos formada por Khalil Mack y Robert Quinn es de mucho nivel mientras que por el interior queda resolver si Akiem Hicks se mantendrá sano. El linebacker Roquan Smith se ha consolidado y espera recibir ayuda de Danny Trevathan mientras que Kyle Fuller y Eddie Jackson, entre otros, protegerán el perímetro. Pese a todo los pronósticos son muy negativos con los Bears.

Uno de los grandes atractivos de la NFL es que es una liga muy competitiva e igualada gracias a su sistema del draft y el límite salarial, eso nos ofrece malas franquicias con jugadores estrellas. Es el caso de Carolina Panthers donde se estrena el HC Matt Rhule para iniciar una época sin históricos de la franquicia como Cam Newton, Luke Kuechly y el HC Ron Rivera. Teddy Bridgewater será el QB titular tras su buen rendimiento supliendo a Brees en los Saints aunque la estrella seguirá siendo Christian McCaffrey, uno de los mejores jugadores de la liga. El cuerpo de receptores está formado por DJ Moore, Robby Anderson, Curtis Samuel, Seth Roberts y Pharoh Cooper que puede ser muy productivo. El gran problema es su frágil defensiva, por eso en el draft seleccionaron solo jugadores defensivos entre los que destacan Derrick Brown y Yetur Gross-Matos para fortalecer la línea defensiva junto con Brian Burns y Kawann Short. Pero si hablamos de franquicias en reconstrucción hay que destacar a los Miami Dolphins, que bajo la tutela del prometedor head coach Brian Flores están creando el futuro. El veterano Ryan Fitzpatrick será el titular mientras el novato Tua Tagovailoa se adapta a la NFL, el receptor DeVante Parker es uno de los mejores de la liga y estará acompañado por el veloz Jakeem Grant y el ala cerrado de nivel Mike Gesicki. El juego de carrera está liderado por dos veteranos como Jordan Howard y Matt Breida y la línea ofensiva se refuerza con el novato Austin Jackson y la firma de Ted Karras. La defensiva tiene mucho más talento con una línea formada por Christian Wilkins (primera ronda de 2019), Davon Godchaux y Emmanuel Ogbah y complementando el front-7 con Kyle Van Noy, Jerome Baker y Elandon Roberts. Donde más talento existe es en la secundaria, los esquineros serán Xavien Howard y el recién llegado Byron Jones, un dúo de mucho talento, mientras que los profundos serán Eric Rowe y Bobby McCain. Un equipo muy joven, con talento pero sobre todo mucha proyección. La temporada 2020 tan solo será un paso más en el camino a formar una gran franquicia ganadora en la AFC Este.

Una gran incógnita serán los Detroit Lions pero 2020 será la última oportunidad de Matt Patricia como head coach de la franquicia. Al igual que los mencionados Dolphins, en Detroit también se han reforzado con un claro pasado de los Patriots aunque sin éxito. Matthew Stafford es un QB élite de la liga pero menospreciado por el mal rendimiento de su equipo, si se mantiene sano y con la ofensiva en rendimiento significará un año vencedor para los Lions. Y es que la unidad ofensiva reúne mucho talento y armas para Stafford, en la carrera tendrá a Kerryon Johnson, el novato D'Andre Swift y el veterano Adrian Peterson, el cuerpo de receptores es élite con Kenny Golladay y Marvin Jones Jr. más el aporte de Danny Amendola, el ala cerrado T.J. Hockenson es élite y tendrá la ayuda de Jesse James, y por último, la línea ofensiva plantea ser sólida. El problema es una defensiva que no funciona pese a que Patricia fuera el coordinador defensivo de los Patriots, de New England se ha traído a Danny Shelton, Trey Flowers y Jamie Collins Sr. para reforzar un débil front-7. El perímetro luce mejor con la apreja de esquineros Desmond Trufant y Justin Coleman más el novato de primera ronda Jeff Okudah que es uno de los mejores prospectos de la clase 2020, otro ex Patriota Duron Harmon formará pareja de profundos con el joven Tracy Walker. Es la última oportunidad de Matt Patricia en Detroit.

Las franquicias perdedoras serán tres comenzando por los New York Jets.Y es que al head coach Adam Gase le queda poco crédito en la NFL y todo parece indicar que 2020 será una nueva temporada perdedora en su historial. Sam Darnold seguirá siendo el mariscal de los Jets que también han incorporado al veterano Joe Flacco, y aunque debe mejorar mucho su juego lo cierto es que tampoco tiene estructura que le acompaña. El corredor Le'Veon Bell no ha vuelto a mostrar el nivel que le hizo famoso y su acompañante será un muy veterano Frank Gore, los objetivos serán un mediocre cuerpo de receptores (perdieron a Robby Anderson) formado por Breshad Perriman, Jamison Crowder y Chris Hogan. La única buena noticia para la ofensiva será la llegada del tackle de primera ronda Mekhi Becton. La defensiva no parece mucho mejor, tras un mal año como novato en 2020 tendrá que asumir el liderazgo Quinnen Williams pues el resto no promete un gran impacto siendo los más reconocidos veteranos como Avery Williamson, Jordan Jenkins, Pierre Desir, Marcus Maye y Bradley McDougald. En distinta situación pero con el mismo o peor pronóstico perdedor está el Washington Football Team. A la espera de nombre oficial y con muchos problemas extradeportivos que involucran a su propietario Dan Snyder, 2020 no será el año donde cambien su imagen de franquicia perdedora, todo pese a que su roster sí reúne algún talento interesante. El head coach Ron Rivera llegó para cambiar la cultura de la franquicia y tendrá un arduo trabajo por delante. Dwayne Haskins Jr. será el QB titular aunque Ron Rivera se trajo a Kyle Allen de Carolina (fue el QB que reemplazó a Cam Newton) con lo que las señales indica que no confía demasiado en el segundo año de Haskins. La buena noticia es Alex Smith que será el tercer quarterback del equipo después de superar una grave lesión donde su vida estuvo en juego. Terry McLaurin es la gran estrella, es un receptor de mucha calidad pero no está acompañado, el resto de la ofensiva es mediocre salvo algunos linieros como Wes Martin, Brandon Scherff y Morgan Moses. En la defensiva sí reúne mucho más talento, el coordinador será Jack Del Rio y tiene una de las líneas defensivas más poderosas de la liga con jugadores de primera ronda como: Jonathan Allen, Daron Payne, Montez Sweat y el novato Chase Young.. Por si fuera poco en las rotaciones estarán Ryan Kerrigan y Matt Ioannidis. Sin lugar a dudas una unidad candidata a mejor de la liga, pero es lo único, el resto de la defensiva no tiene mucho más talento. El profundo Landon Collins prometió ser el nuevo Sean Taylor pero fracasó y la pareja de esquineros Ronald Darby y Kendall Fuller no es gran cosa. En resumen, McLaurin y su línea defensiva es todo lo que tienen los capitalinos.

Pese a todos los problemas de las anteriores franquicias, el peor equipo de la temporada serán los Jacksonville Jaguars sin ninguna duda. Estuvieron a una jugada de alcanzar el Super Bowl pero Gilmore palmeó un pase consiguiendo la victoria para los Patriots (recuerda el Juego por la Conferencia AFC entre Jaguars y Patriots) y de aquel enorme equipo no queda nada, especialmente de la dominante defensiva que se apodó "Sackville". Con un propietario, Shahid Khan, más interesado en el dinero y un head coach como Doug Marrone cuya etapa finalizó, las esperanzas en Jacksonville son nulas. Y es que apenas existe talento, en la ofensiva solo están Gardner Minshew, que entra en su segundo año, y el receptor DJ Chark Jr. Se espera que los receptores Chris Conley, Keelan Cole, Dede Westbrook, el novato Laviska Shenault Jr. o el ala cerrada Tyler Eifert den un paso más en protagonismo y la línea ofensiva no es del todo mala. En la defensiva estarán de pareja de pass rush dos primeras rondas como Josh Allen y el novato K'Lavon Chaisson, el otro novato de primera ronda C. J. Henderson tendrá que tener impacto inmediato en una desaparecida secundaria mientras que Myles Jack (el único jugador que se mantiene de aquella defensiva) y Joe Schobert serán dos piezas clave como apoyadores. Con Jaguars canjearon sus jugadores clave por selecciones del draft y necesitarán de buenas decisiones e impacto inmediato de sus novatos para no quedar 0-16, aunque existe una clara ausencia de talento.

Previa de los Cincinnati Bengals 2020: la esperanza Burrow

Los Cincinnati Bengals seleccionaron a Joe Burrow con el primer pick del draft 2020. Se acabó la etapa de Andy Dalton tras nueve años, el head coach Zac Taylor comienza su segundo año con un renovado roster y los Bengals se reforzaron positivamente. Tras finalizar 2019 como el peor equipo de la liga, peor no puede acabar 2020 y el talento que acumulan, especialmente en la ofensiva, invita a la ilusión en Cincinnati para convertirse en un equipo ganador. El Norte de la AFC es una dura división con dos contendientes al Super Bowl como Baltimore Ravens y Pittsburgh Steelers, además de a siempre esperanza del despertar de los Cleveland Browns, así que seguramente no veamos una temporada ganadora de los Bengals pero están construyendo su futuro y luce muy ilusionante. Si Joe Burrow traslada su talento universitario a la NFL, los Bengals tendrán un mariscal élite.

COACHING STAFF
El head coach Zac Taylor solo consiguió dos victorias en 2019 y los Bengals fueron el peor equipo de la liga en su cuarta temporada consecutiva como récord perdedor. Lo cierto es que el joven entrenador tuvo que lidiar con muchos problemas durante la temporada y la herencia de Marvin Lewis era desastrosa. Pero este segundo año tendrá que mostrar mejoría, Joe Burrow tiene que liderar una productiva ofensiva y la defensa tiene que ser más sólida. Taylor tiene la misión de reconstruir a los Bengals. El coordinador ofensivo será Brian Callahan y contará con el talento de Joe Burrow y una unidad llena de armas, deberá sacar la máxima productividad pues la temporada dependerá de la fortaleza de su ofensiva. El coordinador defensivo será Lou Anarumo, su misión será más difícil y deberá convertir a una de las peores defensas de la liga en una unidad, cuanto menos, mediocre. Darrin Simmons será el encargado de los equipos especiales, una tarea que ha desempeñado en Cincinnati desde 2003, además para el 2020 también será el asistente del head coach.

OFENSIVA
Se el peor equipo de la temporada 2019 permitió a los Bengals seleccionar con el primer pick del draft a Joe Burrow (repasa la primera ronda del draft 2020 y la selección de Joe Burrow), un quarterback que viene de firmar una de las mejores temporadas en el fútbol universitario con LSU saliendo campeón nacional y venciendo el Trofeo Heisman. Todo el talento que rodea a Joe Burrow viene acompañado de incógnitas. Respetando las diferencias, Baker Mayfield llegó a la NFL siendo el vencedor del Trofeo Heisman 2017 y seleccionado por una franquicia perdedora como los Cleveland Browns, le dieron todas las armas disponibles en un auténtico equipazo al que se creía solo le faltaba la personalidad ganadora de un QB como Mayfield, sin embargo los Browns siguen con temporadas mediocres. La gran pregunta en torno a Joe Burrow será resolver si es un "one-hit wonder" o el próximo jugador franquicia de los Cincinnati Bengals.

La franquicia ha montado una atractiva ofensiva llena de talento. Los objetivos de Burrow serán un cuerpo de receptores encabezados por una estrella de la liga como AJ Green, si se mantiene sano (perdió el año pasado entero) es uno de los mejores de la liga y tendrá un gran seguimiento porque jugará bajo la etiqueta de jugador franquicia y puede ser su último año en Cincy. Le acompañan Tyler Boyd, un mejorado John Ross, Auden Tate y el novato Tee Higgins. Un muy buen cuerpo de receptores que deberá suplir la falta de alas cerradas, tras la marcha de Tyler Eifert solo queda C.J. Uzomah. El juego de carrera seguirá liderado por un excelente corredor como Joe Mixon con Giovani Bernard en las rotaciones. Armas de primera calidad para Burrow.

La gran noticia será la solidez de su línea ofensiva. El tackle izquierdo encargado de proteger el lado ciego de Joe Burrow será Jonah Williams, un pick de primera ronda que perdió su año de novato por lesión. Además llega Xavier Su’a-Filo para hacer pareja con Michael Jordan, que entra en su segundo año, como guards. Trey Hopkins será el centro titular luego de ganarle el puesto a Billy Price y el RT será Bobby Hart. No es una línea élite pero si se mantiene sana puede proteger una de las ofensivas más atractivas de la liga.

DEFENSIVA
La defensiva no es una unidad tan atractiva como la recién mencionada ofensiva pero tiene fortaleza para competir. El DT Geno Atkins seguirá siendo el líder junto con otro veterano como DE Carlos Dunlap. Llega desde los Texans el DT D.J. Reader que junto con Atkins formará una de las parejas interiores más poderosas de la liga. En el exterior seguirá Carlos Dunlap y el crecimiento de Sam Hubbard y Carl Lawson formando en conjunto una línea defensiva muy sólida. En el grupo de linebackers encontramos a Germaine Pratt, Jordan Evans y Josh Bynes que tendrán el refuerzo de prometedores novatos: Logan Wilson, Akeem Davis-Gaither y Markus Bailey. No es un grupo estrella pero tiene mucha profundidad para permitir rotaciones. Uno de los grandes problemas de la defensiva de Bengals en 2019 fue la falta de rotaciones, su unidad lucía cansada en los grandes momentos.

El perímetro se vio fuertemente reforzado con los esquineros provenientes de MInnesota Vikins Mackensie Alexander y Trae Waynes, aunque éste último se encuentra lesionado antes del inicio de la temporada. William Jackson III y Darius Philips seguirán siendo la pareja de corners titulares. Completando la secundaria, en los profundos tenemos a Jessie Bates III que se está convirtiendo en una estrella de los Bengals y le acompañará la nueva adquisición Vonn Bell que llega desde Saints. La defensiva no es élite, no estará entre las mejores de la liga pero tiene la suficiente solidez como para ser competitiva y mantener en los juegos a su ofensiva.

CALENDARIO
El Norte de la AFC es una división tremendamente competitiva. Los Baltimore Ravens son uno de los equipos favoritos al Super Bowl y están destinados a vencer la división, a priori, sin muchas complicaciones. El regreso de Big Ben y la nueva "Cortina de Acero" pone a los Pittsburgh Steelers como otro claro contendiente a postemporada, e incluso, a avanzar en playoffs. Ambas franquicias parten como las favoritas para liderar la división, eso deja a unos Cleveland Browns en mala posición. Tienen un roster cargadisimo de talento pero que nunca consigue trasladar al emparrillado, las últimas temporadas las comienzan con ilusión pero acaban decepcionando todos los años, igualmente no sabremos si esta pueda ser su temporada explosiva. Al final el objetivo de los Bengals, viene de ser el peor equipo de 2019, es salir del pozo y comenzar a progresar en la construcción de su futuro. No se le puede exigir nada y cada victoria será un paso adelante. Fuera de su división, apenas tiene dos duelos ante rivales con peor previsión y son los Jaguars y Washington. Dolphins, Giants o incluso Chargers y Texans pueden ser victorias pero hasta ahí, los Bengals están muy lejos de Eagles, Titans, Cowboys y Colts. Seguramente 2020 sea otra temporada perdedora en los Bengals pero con el aprendizaje para un roster muy joven y talentoso que puede dar problemas en el futuro.

Previa de los Arizona Cardinals 2020: el prometedor futuro

Los Arizona Cardinals desean regresar a postemporada desde su última participación en 2015 y para ello están formado un roster joven pero lleno de talento que ilusiona a los propios aficionados como al resto de la liga, es una de las franquicias bandwagon para el futuro. Será la segunda temporada del joven Kliff Kingsbury como head coach, en la primera registró un récord de 5-10-1 pero sobre todo mostró esperanza para el futuro. Kyler Murray acabó como Novato del Año y la franquicia se ha vuelto a reforzar con la llegada de la estrella DeAndre Hopkins o el novato polivalente Isaiah Simmons. La estrella seguirá siendo el veterano Larry Fitzgerald, receptor élite en su 17º temporada con los Arizona Cardinals, que buscará su merecido anillo del Super Bowl.

COACHING STAFF
Tras un primer año de adaptación a la NFL Kliff Kingsbury deberá demostrar en su segundo año las previsiones de head coach élite que se han colocado sobre él. Ha mostrado ser una privilegiada mente ofensiva y para la temporada 2020 tendrá todavía más armas. La gran cuestión es si conseguirá mejorar la defensiva y sobre todo si formará un equipo competitivo y ganador. Le acompañará un inusual cuerpo de entrenadores porque no tendrá coordinador ofensivo sino un coordinador de juego de pase y quarterbacks que será Tom Clements. Tiene una larga experiencia pues es entrenador de mariscales desde 1992 y también ha sido coordinador ofensivo, como asistente venció el Super Bowl XLV con los Green Bay Packers, llevaba sin entrenar desde que abandonó la franquicia en 2016. Como coordinador defensivo estará otro veterano, Vance Joseph cuya última experiencia fue head coach de los Denver Broncos, además ha dedicado toda su carrera a las unidades defensivas desde 2002. El último integrante es Jeff Rodgers, un veterano entrenador de equipos especiales desde 2003 y que desde la llegada de Kingsbury también es asistente del head coach.

OFENSIVA
La ofensiva es la unidad más cargada de los Cardinals. El novato Kyler Murray, quien ya ha sido apodado como el próximo Russell Wilson tuvo un buen primer año que le valió ser premiado con el Novato del Año. Su conexión con Kingsbury, que era su seguidor desde la etapa universitaria, ha derivado en una creativa ofensiva. El cuerpo de receptores está capitaneado por el veterano Larry Fitzgerald que sigue a un buen nivel y asegura unas manos fiables, pero la nueva estrella es DeAndre Hopkins que llega desde los Texans y es uno de los receptores top 3 de la liga actualmente. Christian Kirk, Andy Isabella y KeeSean Johnson seguirán progresando en un cuerpo de receptores muy amplio y talentoso. Tan amplio que el receptor de cuarta ronda del año pasado, Hakeem Butler, y del que se esperaba fuese un gran jugador fue cortado. Como ala cerrado está Maxx Williams que no es gran cosa pero en el juego de carrera, tras la salida de David Johnson, tienen a Kenyan Drake y Chase Edmons. Kyler Murray tiene muchos objetivos a los que lanzar y estará protegido por una consistente línea ofensiva. Los Cardinals tiene una buena unidad que deberán aprovechar con muchos puntos.

DEFENSIVA
Mark J. Rebilas-USA TODAY Sports
La defensiva se mantiene con respecto al año pasado, lo cual no parece ser una buena señal pero lo cierto es que tiene jugadores de mucho nombre, y además han incorporado a un talento extraordinario como Isaiah Simmons. Un linebacker que puede jugar en cualquier posición y tendrá un impacto inmediato en una defensiva que necesita progresar. Los Cardinals mantienen en su defensiva veteranos como Corey Peters, Chandler Jones o Jordan Hicks en su Front-7 que necesita ser más agresivo. Jordan Philips llega para producir capturas, los linebackers Devon Kennard y De'Vondre Campbell son piezas interesantes mientras Haason Reddick, primera ronda de 2017, sigue sin erguirse como clave. Su secundaria estará liderada por Patrick Peterson con Dre Kirkpatrick, otro veterano esquinero, además de Byron Murphy. Los profundos son más jóvenes, Budda Baker necesita seguir progresando y convertirse en un jugador referencia en la defensiva mientras que Jalen Thompson entra en su segundo año con muchas perspectivas. 

CALENDARIO
La NFC Oeste es una división con dos favoritos al Super Bowl y eso no facilita la temporada a unos prometedores Cardinals. San Francisco 49ers vienen de ser finalistas del Super Bowl y parten como favoritos a repetir la hazaña. Los Seattle Seahawks son otros de los grandes favoritos con un Pete Carroll que siempre forma equipos competitivos junto con la magia de Russell Willson. Por último Los Angeles Rams no son aquel intimidante rival de hace dos años cuando alcanzaron el Super Bowl pero siguen teniendo a Aaron Donald, el jugador defensivo más dominante, y a Jalen Ramsey, un esquinero élite de la liga, además de otros jugadores importantes pero sobre todo la mente de Sean McVay. La suerte de Arizona es el calendario fuera de los duelos divisionales, rivales como Washington, Lions, Panthers, Jets o Dolphins deberán ser victorias fáciles, otras victorias presumibles podrían ser ante Patriots, Giants o incluso Eagles, y en casa ante los Bills todo puede pasar. Los Cardinals pueden acabar con una temporada por encima de .500 y, con la extensión de los equipos a playoffs, pueden llegar a entrar en postemporada. No es su objetivo realista pero sería una buena señal de confianza para el futuro aunque en playoffs de la Conferencia Nacional tendrían casi imposible avanzar.

Previa de los Tampa Bay Buccaneers 2020: Dream Team por el Super Bowl

Written By Juan Carlos Rodríguez dos Santos on miércoles, 9 de septiembre de 2020 | 18:30

La sola llegada de Tom Brady, vencedor de seis anillos de Super Bowl y el mejor QB en la historia, les coloca la etiqueta de contendientes pero los Bucs han formado uno de los rosters más intimidantes. Continúan estrellas como Mike Evans o Chris Goodwin en la ofensiva y Shaq Barrett o Devin White en la defensiva, además vuelve de su retiro Rob Gronkowski e incorporan a Leonard Fournette en la agencia libre. Una larga lista de enormes jugadores que estarán dirigidos por el veterano head coach Bruce Arians. Todo un Dream Team formado para ser la primera franquicia en la historia de la liga en vencer el Super Bowl como anfitriones. Desde la Bahía quieren disparar los cañones.

COACHING STAFF
El experimentado Bruce Arians es el head coach y líder de un cuerpo técnico encargado de sacar rendimiento a la colección de talento de la franquicia de Florida. Arians salió de su retiro para unirse al proyecto de los Bucs donde seguirá buscando su primer anillo como head coach. Es unánime la percepción de que es una de las mejores mentes de la liga, la temporada pasada consiguió un récord de 7-9 pese a los problemas en su ofensiva con Jameis Winston lanzando para 30 intercepciones. Para conseguir las expectativas marcadas de Super Bowl tendrá en su staff personas de confianza que le han acompañado en su larga carrera.

El coordinador ofensivo será Byron Leftwich, acompañó a Bruce Arians en sus últimos años en los Arizona Cardinals y ahora tendrá un arsenal de armas para ser ingenioso y generar una de las unidades más productivas de la liga. En la defensiva estará Todd Bowles, también con un pasado mutuo en los Cardinals de Arians, fue el head coach de los NY Jets durante tres años antes de ser reclutado por Tampa Bay. En su primer año ya construyó una de las unidades más sólidas de la liga y ahora se espera que siga progresando. Por último en los equipos especiales estará Keith Armstrong, un veterano con más de 20 años liderando la unidad y además comenzó su carrera como entrenador en la Universidad de Temple al servicio del head coach Arians.

OFENSIVA
Tom Brady será el líder de una ofensiva llena de talento y jugadores importantes. El QB de 43 años se desvinculó de los Patriots después de crear una dinastía con 6 anillos y 3 finales perdidas y ahora, en el ocaso de su carrera, busca confirmar que es el mejor quarterback de la historia sin la ayuda de Bill Belichick. A su lado contará con Rob Gronkowski, uno de los mejores TE de la historia, con el que tiene una conexión especial. Las dudas sobre ambos veteranos es si conseguirán mantenerse sanos durante el año, especialmente con Gronk después de un año de inactividad. La suerte es que el roster es profundo y de enorme talento, el cuerpo de tight ends es el mejor de la liga con O.J. Howard y Cameron Brate acompañando a Gronk. Los receptores también son élite con Mike Evans y Chris Goodwin, dos de las parejas más productivas de la liga, mientras que el juego de carrera será liderado por Ronald Jones II con el veterano LeSean McCoy y la recién incorporación de Leonard Fournette, un corredor que fue primera ronda. En 2019 la ofensiva mostró un buen nivel pese a las 30 intercepciones de Jameis Winston y con la llegada de Tom Brady se espera el definitivo salto de calidad.

Además los Bucs firmaron al QB Josh Rosen para su escuadra de prácticas. El que fuera novato de primera ronda no ha contado con oportunidades en Arizona Cardinals y Miami Dolphins, ahora bajo la tutela de Tom Brady quizás consiga la confianza necesaria para ser el quarterback de futuro de los Bucs. De cualquier manera la única incógnita será una discutida línea ofensiva aunque su antiguo mariscal fuese responsable de los pobres números. Donovan Smith, Ali Marpet y Ryan Jensen son linieros consolidados mientras que para el lado derecho se incorpora el tackle novato de primera ronda Tristan Wirfs. La misión es proteger a la estrella Brady.

DEFENSIVA
Photo by Sam Greenwood/Getty Images
Durante 2019 la defensiva sostuvo al equipo en los partidos, los Bucs tuvieron la mejor defensiva contra la carrera permitiendo solo 3.3 yardas por acarreo. Esa solidez defensiva contra la carrera será clave en una división que cuenta con corredores élite como Christian McCaffrey, Alvin Kamara y Todd Gurley II. El front-7 sigue intacto con Vita Vea, Suh y Jason Pierre-Paul mientras que el cuerpo de linebackers es uno de los mejores de la liga: la infravalorada estrella Lavonte David junto con Devin White en su segundo años tras un año de novato con números muy buenos. la gran revelación fue Shaquill Barrett que fue el líder de la liga en capturas al mariscal y este año jugará bajo la etiqueta de jugador franquicia, si repite su buen rendimiento será uno de los agentes libres más codiciados de la próxima temporada.

El gran problema de los Buccaneers será una secundaria que genera muchas dudas por ser una unidad débil, el año pasado quedaron en el lugar 30 en yardas permitidas por pase y fueron el equipo que más pases lanzados en su contra permitió. Para ocultar su debilidad los Bucs seguirán con una defensiva agresiva mandando blitz y que cuenta con jugadores élite como vimos anteriormente, así la secundaria será menos importante. Pero también se tiene esperanzas en que la secundaria progrese, es una unidad joven a la que llega el novato Antoine Winfield Jr. como safety que hará pareja con Jordan Whitehead y Justin Evans cuando regrese de lesión. Los esquineros titulares serán Carlton Davis y Sean Murphy-Bunting, una pareja con mucha progresión. 

CALENDARIO
El principal problema de los Tampa Bay Buccaneers será su propia división, la NFC Sur tiene un gran favorito como New Orleans Saints, un sólido contendiente como Atlanta Falcons y una franquicia en reconstrucción pero llena de talento como los Carolina Panthers. La extensión de equipos clasificados a playoffs puede favorecer a la franquicia de Tampa pero para lograr el sueño de vencer el Super Bowl en su casa, el Raymond James Stadium, tendrán que superar grandes rivales en una compleja NFC: San Francisco 49ers, Seattle Seahawks, Dallas Cowboys, Green Bay Packers y Minnesota Vikings como principales rivales y favoritos.

Para poner en contexto la ilusión del Dream Team de los Bucs, no existía tanta expectativas en Tampa Bay desde las generadas por la defensiva de élite de la temporada 2002 que consiguió el único Trofeo Lombardi en la historia de la franquicia: el Super Bowl XXXVII. El nuevo equipo de Tom Brady no ha entrado en playoffs desde 2007 y no han alcanzado la Ronda Divisional desde 2002, precisamente su temporada del anillo.

Previa de los Dallas Cowboys 2020: su gran oportunidad

Written By Juan Carlos Rodríguez dos Santos on domingo, 6 de septiembre de 2020 | 20:00

Nueva era en los Dallas Cowboys con la llegada de Mike McCarthy como nuevo head coach, el veterano entrenador trae renovada ilusión a una franquicia que ha decepcionado en la última década. El equipo apodado como “America’s Team” ha desperdiciado multitud de equipos talentosos bajo el mandato de Jason Garrett, como fue la pasada temporada con un mediocre récord de 8-8 y fuera de los playoffs ante unos Philadelphia Eagles muy debilitados. También será la última oportunidad para Dak Prescott, el QB estrella de los Vaqueros quiere dinero pero se lo tendrá que ganar en el campo y jugará la temporada bajo la etiqueta de jugador franquicia. El controvertido Jerry Jones vuelve a presentar uno de los rosters más cargado de la liga con el objetivo de vencer el sexto anillo de Super Bowl en la historia de una de las franquicias más laureadas de la liga pero que sin embargo lleva 24 años sin superar la Ronda Divisional en postemporada. La temporada 2020 se presenta como su gran oportunidad.

COACHING STAFF
Durante los nueve años de Jason Garrett como head coach en el AT&T Stadium solo entró en postemporada en tres ocasiones y en todas fue derrotado en la Ronda Divisional, muy lejos del objetivo del Super Bowl. El ahora coordinador ofensivo de los NY Giants fue nombrado Entrenador del Año (COY) en 2016 pero su paso por los Cowboys fue mediocre, criticado por algunas decisiones incomprensibles y por derrochar el talento de su roster cada temporada, el 2019 fue su final tras un récord de 8-8 donde no consiguieron entrar en playoffs pese a que su principal rival en la NFC Este, los Philadelphia Eagles, tuvieran una irregular temporada con lesiones.

Su sustituto será Mike McCarthy, veterano y reconocido entrenador que se ha tomado un año libre donde dice haberse renovado con nuevos conocimientos. Antes fue head coach durante 12 años de los Green Bay Packers con los que consiguió el Super Bowl XLV. Su misión será repetir ese título aunque la historia juega en su contra, ningún entrenador ha conseguido ser campeón del Super Bowl con dos franquicias distintas. A su favor tendrá uno de los mejores rosters de la liga formada por una ofensiva poderosa y una defensiva, que pese a verse debilitada, sigue estando en buen ranking. En su contra será la atípica temporada 2020, la pandemia por el coronavirus ha cambiado los métodos de entrenamiento y sigue siendo una incógnita saber como los jugadores se han adaptado al sistema de su nuevo head coach, además la exigencia y la presión está al rojo vivo tras muchos años de fracaso y se le exige un éxito inmediato.

El coordinador ofensivo, por segundo año consecutivo, será Kellen Moore. Durante su primer año demostró ser una mente maravillosa y aprovechó todo el talento a su disposición para convertir a la ofensiva de los Cowboys en la primera en puntos y la sexta en yardas de todo el 2019. Para la defensiva llega el coordinador Mike Nolan, anteriormente entrenador de linebackers en New Orleans Saints por varios años. Tiene una década de experiencia como entrenador en unidades defensivas y tendrá la misión de rentabilizar al máximo la defensiva de los Cowboys que es una de las incógnitas que presentan para 2020. Para los equipos especiales llega John Fassel, uno de los mejores entrenadores de esta unidad en la última década tras demostrar sus habilidades en Los Angeles Rams desde 2012. Bajo su tutela veremos una unidad muy rentable, segura y dispuesta a hacer jugadas de engaño. Un auténtico espectáculo.

OFENSIVA
La ofensiva de los Cowboys está cargada de jugadores con nombre formando una de las mejores unidades de la liga. La incógnita seguirá siendo Dak Prescott, el quarterback quería un gran contrato pero no lo consiguió y jugará esta temporada bajo la etiqueta de jugador franquicia donde deberá demostrar que lo merece. Por ahora es un gran jugador de buenas estadísticas que además es una doble amenaza, tanto lanzando por el aire como la optativa corriendo, pero que siempre ha mostrados dos versiones dependiendo del equipo rival. Ante equipos grandes nunca ha lucido sólido y eso es lo que le distancia de ser élite en su posición. Los Cowboys además le añaden más presión con la firma en la offseason de un suplente como Andy Dalton, llegado de Cincinnati Bengals, que estará esperando su oportunidad.

Todo lo que rodea a su estrella es élite. Comenzando por la protección, la línea ofensiva de los Cowboys es top 3 de la liga con LT Tyron Smith, LG Connor Williams, RG Zack Martin y RT La’el Collins. En el RT comenzará Cam Erving, firmado de los Kansas City Chiefs, por una lesión de su titular mientras que el centro será Joe Looney tras la retirada del mítico Travis Frederick. Además tendrán como suplente al novato Tyler Biadasz del que existen buenos reportes. En la carrera tendrá a Zeke Elliot, consagrado en su posición que también deberá dar un paso adelante en los partidos grandes, y además sumará la participación de Tony Pollard.

El cuerpo de receptores es uno de los mejores de la liga con Amari Cooper (le dieron un nuevo contrato), Michael Gallup y el novato CeeDee Lamb (pick 17 en el draft). El receptor egresado de Oklahoma es un talento puro y ha generado grandes expectativas, llevará el mítico dorsal 88 de los Cowboys. La posición de TE es la más débil tras la marcha del veterano Jason Witten, el titular será Blake Jarwin un buen receptor pero que tiene problemas en sus habilidades como bloqueador. 

DEFENSIVA
La defensiva presenta más incógnitas pero tiene el potencial para ser una sólida unidad si el nevo coordinador defensivo consigue sacar el máximo rendimiento de sus jugadores. Perdieron en la offseason a los dos jugadores con más impacto, el ala defensiva Robert Quinn y el esquinero Byron Jones, además del safety Jeff Heath al que todavía no le encontraron reemplazo.

La defensa de Dallas Cowboys (Photo by Ronald Martinez/Getty Images)
La línea defensiva tiene las piezas para ser clave durante la temporada. Estará liderada por DeMarcus Lawrence que deberá recuperar su extraordinario nivel antes de firmar su millonario contrato, del otro lado le acompañará el veterano Everson Griffen (adquirido de Minnesota Vikings) que si deja atrás sus problemas será una enorme pareja de pass rush. Para las rotaciones estarán Randy Gregory que será reincorporado tras la aprobación de la NFL y Aldon Smith, un talento que no juega desde 2015 pero que mostró un potencial élite. En el centro estará el veterano Dontari Poe que estaría acompañado por el otro fichaje Gerald McCoy pero se lesionó y fue cortado, ahora tendrá el puesto titular Trysten Hill, el pick más alto de Dallas en el draft de 2019, y en el banquillo estará el rookie Neville Gallimore. La línea defensiva es fuerte pero el grupo de linebackers es uno de los mejores de la liga con Leighton Vander Esch, veremos como evoluciona su lesión de cuello, Jaylon Smith y el veterano Sean Lee. Los Dallas Cowboys tienen uno de los front seven más poderosos de la liga.

El perímetro será la gran debilidad del equipo. Sin Byron Jones, el esquinero Chidobe Awuzie deberá ser el titular principal y asumir el protagonismo luego de varias temporadas sin progresar desde su selección en el draft de 2017. Su compañero deberá ser Trevon Diggs, novato de Alabama y hermano del receptor Stefon, que deberá producir desde el primer día. En el banquillo estarán dos jóvenes como Jourdan Lewis y Anthony Brown. Los profundos serán Xavier Woods, un jugador decente, y Darian Thompson como Strong Safety. El nuevo head coach firmó a Ha Ha Clinton-Dix, estuvieron junto en Green Bay, en marzo pero meses después ha sido liberado. Darian Thompson luce como titular aunque la prensa informa que Jerry Jones quiere firmar a Earl Thomas, liberado por los Ravens tras polémicas.

EQUIPOS ESPECIALES
John Fassel es uno de los mejores entrenadores de esta unidad y es una excelente contratación para los Dallas Cowboys. En el puesto de pateador liberaron a un fiable Kai Forbath por Greg Zuerlein, que pese a venir de su peor temporada, tiene la confianza de su coordinador John Fassel tras su paso juntos en Los Angeles Rams. El veterano L.P. Ladouceur seguirá como Long Snapper mientras que Chris Jones como punter/holder. Retornando estarán los veloces Tony Pollard y el novato CeeDee Lamb. Una gran unidad que aportará.

CALENDARIO
La temporada 2020 será inusual, la pandemia del coronavirus ha modificado los entrenamientos y ha traído incertidumbre a una temporada que, por ahora, se jugará en condiciones atípicas como la ausencia de público en los estadios. Como hemos visto los Dallas Cowboys presentan un roster cargado de talento y jugadores importantes pero lo tendrán que demostrar en el emparrillado para no sumar un nuevo fracaso a su decepcionante lista. Lo mínimo que podemos esperar es que entren en los playoffs liderando la NFC Este. El principal rival de su división serán los Philadelphia Eagles donde deberán comenzar a mostrar que esta temporada es la buena. New York Giants está en reconstrucción pero tiene una ofensiva muy talentosa mientras que Washington Football Team son uno de los peores equipos de la liga. Los Cowboys inician la temporada visitando el nuevo estadio de Los Angeles Rams y además de los duelos divisionales tendrán que enfrentar a Atlanta Falcons, Seattle Seahawks, Cleveland Browns, Arizona Cardinals, Pittsburgh Steelers, Minnesota Vikings, Baltimore Ravens, Cincinnati Bengals y San Francisco 49ers. Algunos enfrentamientos contra equipos contendientes como Seahawks o Steelers y gran favoritos como Ravens y 49ers (finalistas del pasado Super Bowl) serán una buena vara de medir. Además la NFC es la conferencia de otras franquicias como New Orleans Saints, Chicago Bears, Green Bay Packers o los prometedores Tampa Bay Buccaneers. 

En resumen, los Dallas Cowboys necesitan de un gran año para por fin tener una buena temporada. Para ello tendrán que responder a preguntas como: ¿Mike McCarthy será capaz? ¿Es Dak Prescott el QB franquicia? ¿El perímetro de la defensiva podrá frenar a las grandes ofensivas de la NFC? Muchas preguntas que se responderá a lo largo de una temporada que comienza como su gran oportunidad para el Super Bowl. 

El fútbol portugués se reestructura tras el coronavirus

Written By Juan Carlos Rodríguez dos Santos on miércoles, 6 de mayo de 2020 | 20:31

Foto de Marco Carvalho, Director General del Rio Ave FC
El pasado fin de semana Portugal abandonó el estado de emergencia y comenzó su plan de desescalada con el estado de calamidad que permitirá el regreso del fútbol portugués para el último fin de semana de mayo, los días 30 y 31, como anunció el Primer Ministro António Costa. La liga portuguesa será una de las primeras en regresar a nivel mundial aunque todos los miembros de los clubes tendrán que hacerse el test rápido del COVID-19 antes del partido y seguir unas estrictas reglas de distanciamiento social como viajar al estadio en dos autobuses, dos equipaciones (una por parte) por cada jugador o dos vestuarios por equipo (o al menos uno muy grande). Los equipos, que ya han comenzado los entrenamientos esta semana, tendrán que jugar los partidos a puerta cerrada en los estadios que decida la Dirección General de Salud (DGS) aunque Dragão, Luz y Alvalade, estadio de los tres grandes, están asegurados. La final de la Taça también se jugará mientras que la Taça da Liga se mantendrá con alteraciones en las reglas.

Pero la Liga NOS será la única en regresar esta temporada mientras el resto del fútbol luso se ve afectado por la pandemia del coronavirus. La gran perjudicada será la LigaPro, segunda división del país, que se suspendió provocando el enfado de la mayoría de clubes y jugadores. La dirección de la Liga Portuguesa de Fútbol Profesional (LPFP) siguiendo los criterios de mérito deportivo de FIFA, UEFA y FPF decidió ascender al CD Nacional y SC Farense que regresan a la I Liga mientras que Cova da Piedade y Casa Pia descienden al Campeonato de Portugal, tal como muestra la clasificación actual. Además se aprobó la creación de un Fondo de Apoyo para atenuar los efectos del parón anticipado con un valor total de 1,52 millones de euros cuya mitad ya estará disponible el 15 de mayo. Este mecanismo se suma al millón cedido por la federación al Fondo de Infraestructuras, en total un valor de 180.000€ para los 14 clubes de la LigaPro, después de excluir los equipos B de Benfica y Porto y los dos equipos ascendidos. Aunque la ayuda está condicionada a que los clubes renuncien a la impugnación y por tanto la aceptación inmediata de la clasificación final.

Además la Federación Portuguesa de Fútbol (FPF) ha aprovechado el parón por coronavirus para anunciar un plan de reestructuración para el tercer escalón como resultado de seis meses de negociación. Es la segunda vez que modifican el conocido como Campeonato de Portugal tras el cambio de formato hace seis años cuando todas las divisiones nacionales sufrieron una variación (recuerda esas medidas en nuevo formato del fútbol portugués). El plan de reestructuración incluye la creación de una nueva división llamada "III Liga" para 2021/22 que será la tercera división nacional y servirá de acceso a la LigaPro.

El Campeonato de Portugal no desaparecerá y será la cuarta división del fútbol portugués aunque la próxima temporada 2020/21 todavía será la tercera división y estará compuesta por 96 equipos: dos descendidos de LigaPro (Cova da Piedade y Casa Pia), 70 que permanecen, 20 que ascienden de competiciones regionales y 4 equipos B nuevos. Con este nuevo formato el próximo Campeonato de Portugal tendrá 24 clubes más que en 2019/20. Los 96 equipos se repartirán en 8 series de 12 equipos cada una. Los campeones de cada serie se clasificarán para el acceso a II Liga mientras que los cuatro siguientes (del 2º al 5º) se clasificarán para el acceso a la III Liga y por último los cuatro últimos (del 9º al 12º) descenderán a las categorías distritales.


En la segunda fase del Campeonato de Portugal 2020/21 el ascenso a LigaPro se dividirá en dos series de cuatro equipos cada una siendo los dos vencedores los que ascenderán a la LigaPro. El ascenso a III Liga contará con 32 equipas divididas en 8 series de 4 equipos cada una, el primero y segundo de cada serie ascenderán a la III Liga.


En las tres temporadas siguientes tanto la III Liga como el Campeonato de Portugal reducirán a 76 el número de clubes participantes. De acuerdo con la FPF, la III Liga tendrá 24 clubes en 2021/22 y 2022/23 y se reducirá a 20 en 2023/24; mientras que el Campeonato de Portugal tendrá 60 en 2021/22 y 56 en 2022/23 y 2023/24.


Además la FPF acordó con el Sindicato de Jugadores que los profesionales de estas competiciones tendrán el valor de remuneración base el salario mínimo nacional (635€).

Por último, el fútbol femenino también sufrirá alteraciones que tampoco han sido bien recibidas. A pesar del desarrollo en los últimos años solo existen poco más de 11 mil jugadores de fútbol y fútbol sala y con el objetivo de proteger los progresos realizados en el último lustro la federación cambiará el formato del Campeonato Nacional Femenino. La Liga BPI aumentará el número de clubes de 12 a 20 a partir de la próxima temporada, así en la temporada 2020/21 la Liga BPI estará formada por los 12 clubes que participaron en 2019/20 más los 8 vencedores de cada serie del Campeonato de II División Nacional Femenino. El formato también cambiará para dos series, norte y sur, de 10 equipos con una segunda fase. La fase de campeón tendrá a los cuatro primeros de cada serie mientras que la fase de permanencia tendrá 12 clubes de los cuales los 6 últimos descenderán a la Segunda División. Además con este nuevo formato solo subirán dos equipos a la Liga BPI, para la temporada 2021/21 tendrá 16 clubes que se dividirán en las series norte y sur.


Anuncio de la colaboración con O Espartano

Written By Juan Carlos Rodríguez dos Santos on lunes, 4 de mayo de 2020 | 17:34

Anuncio la colaboración con O Espartano, una nueva página web que cubre la información del fútbol portugués especialmente destinado para los fans del Sporting Clube de Portugal. Durante mi colaboración tendré una espacio cada un período de tiempo (indeterminado todavía) donde analizaré desde mi opinión los momentos más notorios de la actualidad del Sporting CP o en su caso del fútbol portugués.

Aquí tenéis el anuncio en su página con una pequeña biografía de mi trayectoria: Juan Carlos Rodríguez dos Santos n’O Espartano

En mi primera colaboración he escrito sobre el complicado periodo que atraviesa la institución de Alvalade cuando se cumplen 18 años de la última vez que salieron campeones nacionales. Sporting CP: o leão histórico ávido por títulos

Puedes ver mi anuncio de presentación y mi primer artículo en la etiqueta que han creado, para ver todos mis artículos en O Espartano puedes entrar en mi perfil como autor: Juan Carlos Rodríguez dos Santos.


 

Copyright © 2011 Nueva Era Deportiva - All Rights Reserved