Home » » Clemson vence el Campeonato Nacional de fútbol americano universitario tras arrollar a Alabama

Clemson vence el Campeonato Nacional de fútbol americano universitario tras arrollar a Alabama

Written By Juan Carlos Rodríguez dos Santos on martes, 8 de enero de 2019 | 15:57

Clemson Tigers se coronó campeón nacional de fútbol americano universitario tras una noche perfecta donde arrollaron a Alabama Crimson Tide por 44-16 en Santa Clara, California. Alabama defendía campeonato pero no pudo contener a Clemson en un nuevo duelo entre los dos mejores programas del país. Clemson suma su segundo título nacional en tres años y el tercero en su historia. Los estudiantes de primer año (freshman) Trevor Lawrence y Justyn Ross brillaron en una fascinante noche para imponer la derrota más dura de Nick Saban y firmar una temporada perfecta: récord de 15-0 que les mete en el debate como mejor equipo universitario de la historia.

En el Levi's Stadium, casa de los San Francisco 49ers y que se llenó con 74.814 espectadores, se enfrentaron dos equipos invictos (récord de 14-0) en la lucha por el título: el número 2 Clemson contra el número 1 Alabama. Los dos programas con mayor éxito desde la creación del College Football Playoff en 2014 que se han repartido los títulos salvo la primera edición vencida por Ohio State (Alabama perdió en semifinales). Es el cuarto enfrentamiento consecutivo de la mayor rivalidad del fútbol universitario: en 2016 Alabama venció el título, en 2017 Clemson remontó para hacerse con el título y en la pasada edición 2018 Alabama venció la semifinal ante Clemson antes de sumar otro título.

La noche comenzó llena de ritmo y anotaciones con 27 puntos en el primer cuarto. El tiroteo entre ofensivas comenzó en la primera serie de Alabama cuando un pase de Tua Tagovailoa fue interceptado por AJ Terrel que lo devolvió a las diagonales. El mariscal de campo reaccionó lanzando una bomba de 62 yardas a Jeudy para igualar, y en la primera ofensiva de Trevor Lawrence también respondió con una serie de solo cuatro jugadas que acabó con la anotación por carrera de Etienne. En el siguiente drive Alabama volvió a anotar aunque Joseph Buloves falló el punto extra dejando a Clemson con ventaja 14-13 en el final de un emocionante primer cuarto. El segundo cuarto comenzó como el primero, con una intercepción a Tua, y los Tigers comenzaron a separarse en el marcador con anotaciones de Etienne y un gol de campo de Greg Heusel que les dejó al descanso con ventaja de 31-16. En el descanso actuó Imagine Dragons con la participación de Lil Wayne en Treasure Island en San Francisco Bay, un concierto a más de una hora en coche de distancia.

El tercer cuarto comenzó con una jugada de engaño en un gol de campo que salió sin éxito para Alabama y la defensiva de los Tigers frenó los intentos rivales con varias pérdidas en oportunidades (turnover on downs), incluida una en la yarda 1 en cuarta oportunidad del último cuarto. Mientras Alabama no entraba en la zona de anotación en toda la segunda mitad, la ofensiva de Clemson aumentaba la ventaja anotando 13 puntos con una conexión de novatos entre Lawrence y Justyn Ross de 74 yardas y una recepción de 5 yardas por Tee Higgins tras una serie con varias recepciones acrobáticas de Ross. Con el marcador 44-16 Jalen Hurts entró como mariscal en Alabama pero no consiguió generar ningún impacto en un partido resuelto y dominado por los Tigers.

Clemson superó a Alabama, la mayor dinastía de fútbol universitario en la era moderna y que buscaba su sexto título en 10 años, y se convirtió en el primer equipo en la era moderna con marca perfecta de 15-0, el segundo tras Penn State en 1897. El entrenador jefe Dabo Swinney, comenzó en Alabama antes de su llegada a Clemson donde subió como interino para construir el exitoso programa de los Tigers, le impuso a Nick Saban su mayor derrota desde que llegase a Alabama en 2007 y su segunda derrota en la gran final (ambas a cargo de los Tigers). Una venganza tras su eliminación en semifinales del año pasado en la Sugar Bowl.

El dominio de Clemson fue tan abrumador como inesperado. Alabama solo aguantó un cuarto y pagó sus errores ante una sólida defensiva que no concedió oportunidades. Alabama acabó con una posesión más (11-10), más primeros intentos (23-21) y un similar total de yardas (443 frente a las 482 de Clemson) pero se llevó una auténtica paliza en el marcador. La clave fue la defensiva de los Tigers que incluso frenó el potente juego de carrera de Bama y Damien Harris, forzó varias pérdidas en oportunidades en la zona roja e interceptó dos pases, uno retornado para pick-six.

A una sólida defensiva se le unió un gran juego ofensivo al que Alabama nunca pudo meter presión. El novato de primer año Trevor Lawrence lideró a los Tigers anotando 30 puntos sin respuesta en el segundo y tercer cuarto para firmar la victori, además Clemson tuvo más éxito en el tercer intento (10 de 15 mientras que Alabama 4 de 13) y cuarto intento (1-1 frente a las 3-6 de Alabama). Trevor Lawrence venció el duelo de mariscales lanzando para 347 yardas y 3 touchdowns mientras que el finalista por el trofeo Heisman, Tua Tagovailoa, lanzó para 295 yardas y 2 touchdowns pero lanzó 2 intercepciones (pick-six en la tercera jugada de su primera posesión). El mariscal conectó con el otro novato de primer año Justyn Ross, originario de Alabama y codiciado por Tide, que con 6 recepciones sumó 153 yardas, 1 touchdown y varias jugadas destacadas. Tanto Trevor Lawrence como Justyn Ross son true freshman con 19 años y le quedan 3 años de elegibilidad para seguir dominando el fútbol universitario antes de su salto a la NFL. Otros jugadores destacados en la ofensiva de Clemson fueron Travis Etienne con 3 touchdowns (2 corriendo y 1 recibiendo) sumó 91 yardas totales y el receptor Tee Higgins anotó otro touchdown y 81 yardas en 3 recepciones.

Share this article :

Publicar un comentario

 

Copyright © 2011 Nueva Era Deportiva - Todos los derechos reservados