Home » » El Calcio, de nuevo, bajo sospecha

El Calcio, de nuevo, bajo sospecha

Written By J. Julián Fernández S. on martes, 29 de mayo de 2012 | 14:48


Muchos románticos del fútbol afirman, no sin razón, que este deporte ya no es lo que era. Insisten en que, casi como todo en esta vida, ha sido contaminado por los peligros del capitalismo, anteponiéndose en muchos casos los intereses del dinero a los de la competición, lo que ha hecho que en los últimos años se hayan multiplicado los escándalos de tramas de compraventas de partidos.

Y si hay un país en el que este tipo de dinámicas están haciendo más daño que en cualquier otro, ese es, sin ninguna duda, Italia. De hecho, a poco más de una semana para que la ‘azzurra’ se mida en su primer partido de la Eurocopa a España, esta se ha visto sacudida por una nueva polémica que pone en tela de juicio la pureza de sus torneos y que, incluso, ya se ha cobrado ‘victimas’ en el seno del combinado nacional.
 

Todo es producto de la operación ‘Última Apuesta’, que, en su última etapa hasta ahora, se ha saldado con un total de diecinueve detenidos, a los que se les imputa un delito de “asociación con intención de engaño y fraude deportivo” al servicio de las apuestas ilegales. De ellos, la mayoría son futbolistas, entre los que destaca el capitán de la Lazio, Stefano Mauri, que encabeza una lista en la que también están incluidos Omar Milanetto, del Pádova; Cristian Bertani, de la Sampdoria; Kewullah Conteh, ex del Piacenza; José Ignacio Joelson, del Pergocrema; Paolo Acerbis, del Vicenza; Marco Turati, del Módena; Matteo Gritti, del Petrolul Ploiesti; Alessandro Pellicori, ex del Torino, e Iván Tisci, ex centrocampista y ahora director deportivo.

Igualmente, los carabinieri están investigando de cerca e interrogando a otros importantes nombres del balompié transalpino, como el técnico de la Juventus, campeona del ‘Scudetto’ de esta temporada, Antonio Conte, de quien se sospecha que participó activamente en la trama durante su etapa al frente del Siena. También hacen lo propio con otro de los grandes delanteros italianos de los últimos tiempos, Cristian Vieri. Además, y para más inri, dos de los jugadores que iban a acudir a la cita de este verano en Polonia y Ucrania con la escuadra transalpina también están bajo sospecha.
 

Uno de ellos, Domenico Criscito, ya ha abandonado la concentración para prestar declaración. En este sentido, y pese a que el seleccionador, Cesare Prandelli, ya ha anunciado que el defensa del Zenit se ha quedado fuera de la lista para la Eurocopa, desde la Federación se confía en que pueda demostrar su inocencia. Así mismo, otro internacional, el juventino Leonardo Bonucci, podría correr la misma suerte que su compañero, toda vez que se especula con la posibilidad de que también haya participado en esta red delictiva.

En este sentido, y pese a que el instructor del caso, Roberto di Martino, haya afirmado que todavía es pronto para saber hasta dónde podrían llegar las repercusiones de esta operación, esta lleva prácticamente un año en marcha. Sus primeros pasos los dio en junio del año pasado, cuando la fiscalía de Cremona decretó un total de 16 detenciones por presuntos amaños en partidos de la Serie B y la C. Como resultado, se penalizó al Atalanta, que ascendió esa campaña a la máxima categoría, con la pérdida de seis puntos, mientras que otros clubes como el Siena, el Chievo Verona o el Ascoli tuvieron que hacer frente sólo a sanciones económicas. De otro lado, jugadores como Doni o Paolini fueron suspendidos por tres años y medio, a la vez que una de las viejas glorias 'azzurras', Giuseppe Signori, inició una inhabilitación federativa que durará hasta 2016.


Fue sólo la punta del iceberg, puesto que a medida que han ido avanzando las investigaciones y los interrogatorios no han parado de salir nuevos nombres y datos que amenazan con no dejar títere con cabeza en el Calcio. Sin embargo, esta situación, desgraciadamente, no es nada nueva en Italia. Basta recordar que ya a principios de los 80 se dio una situación similar, con las denominadas ‘quinielas ilegales’, que provocaron el descenso administrativo a la Serie B de Milan y Lazio.

Ya en 2006 salió a la luz el ‘Caso Moggi’, una red de compraventa de árbitros que dejó a la Juventus sin los ‘Scudettos’ de la 04/05 y 05/06, la envió a la ‘Categoría de Plata’, le restó 17 puntos, y le impuso una sanción económica de 120.000 euros. Por su parte, Lazio y Fiorentina, tras apelar, evitaron bajar, aunque perdieron puntos (30 los capitalinos y 12 los toscanos) y tuvieron que pasar por caja, abonando 100.000 euros cada una. Finalmente, el Milan comenzó el curso 06/07 con -15 en su casillero y fue expulsado de la Champions.
 

Curiosamente, ambos escándalos fueron la antesala de las dos últimas grandes gestas internacionales de la selección italiana: los títulos del Mundial de España 82 y el de Alemania 06. Quizás, la opción de poder repetir lo mismo en la Eurocopa de este verano puede ser el único consuelo para un país que vive el fútbol con una pasión que muy pocos pueden igualar y que en los últimos años ha sido sacudido por demasiados golpes. Y es que los ‘tifossis’ desearían a buen seguro que volviese a hablarse en estos días de las opciones de la ‘azurra’ de poder hacer algo grande este verano en lugar de que, una vez más, han pasado a ser sospechosos habituales.
Share this article :

Publicar un comentario

 

Copyright © 2013 Nueva Era Deportiva - All Rights Reserved