Home » , , , » El sueño de Malí: llegar al Mundial de Rusia 2018

El sueño de Malí: llegar al Mundial de Rusia 2018

Written By Juan Carlos Rodríguez dos Santos on viernes, 11 de marzo de 2016 | 18:27

La Selección Nacional de Fútbol de Malí ha contado con figuras como Seydou Keita, Frédéric Kanouté, Momo Sissoko y Mahamadou Diarra pero nunca se ha clasificado en la prueba reina del fútbol planetario: la FIFA World Cup, o Mundial. Suma ocho participaciones en la Copa Africana de Naciones, la primera en 1972 donde alcanzó su mejor resultado hasta el momento: subcampeón. Hasta 1994 no se volvieron a clasificar con un cuarto puesto que repitieron en 2002 –anfitriones- y 2004. En 2012 y 2013 volvieron a subir al podio con sendos terceros puestos.

Para completar el sueño deberán realizar historia y deben de comenzar a escribirla a finales de este año. El seleccionador francés Alain Giresse ha vuelto a asumir el mando de seleccionador y contará con una buena plantilla que le permite soñar siempre que cuide su sistema defensivo y consiga mayor regularidad. Para ello contarán con las estrellas jóvenes que durante 2015 comenzaron a crecer y brillar en el Mundo. La ronda clasificatoria para Rusia 2018 puede haber llegado en el mejor momento de las Águilas.

Sorteos, postes, lesiones, tanda de penaltis… la suerte forma parte del fútbol y la selección maliense lo comprobó en 2015 con una espiral de infortunios. La selección sub-17 eliminada en la primera ronda de la clasificación para la CAN Sub-17 2015, la absoluta prohibida de alcanzar cuartos de CAN debido a la cruel fortuna del sorteo que sonrió a Guinea, empatada en todos los aspectos en la fase de grupos, y por último, la sub-20 con la lesión de su portero titular a escasas horas de iniciar la cita continental de la categoría. El año 2015 daba su espalda a Malí pero acabó siendo histórico.

La misma suerte que le privó en el pasado se puso de su lado y Malí fue repescada para la CAN sub-17 tras un error administrativo de Benín. Los jóvenes mostraron su calidad y levantaron el primer título consiguiendo la clasificación al Mundial Sub-17 de Chile 2015. La absoluta acabó subcampeona del Campeonato Africano de Naciones 2016 y superó la segunda fase de las eliminatorias de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™, y los sub-20 consiguieron clasificarse para la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Nueva Zelanda 2015 sorprendiendo al mundo con su tercer puesto. Todo conseguido con trabajo, discurso que repiten todos los internacionales malienses.


Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Nueva Zelanda 2015

Solo Serbia en la fase de grupos y posteriormente en las semifinales consiguió parar a Malí. En octavos mostraron su reinado africano venciendo con un contundente 3-0 a Ghana, una de las mejores selecciones del continente, y en cuartos de final sorprendieron tras aguantar el poderío alemán y eliminarles en penaltis. Djigui Diarra, lesionado meses antes, consiguió llegar a la competición y fue una suerte para el seleccionador Fanyeri Diarra. Una actuación imperial de principio a fin de la competición destacando su encuentro en cuartos al parar un penalti cuando su selección iba perdiendo. El antiguo capitán es ahora el dorsal 16 de la absoluta siendo titular. Malí volvió a perder contra Serbia pero venció a Senegal alzándose con el tercer puesto. Adama Traoré fue otra de las estrellas, venció el Balón de Oro y el multimillonario AS Mónaco le reclutó para su proyecto.

Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Chile 2015

Cuatro meses después era el turno de que los más pequeños volvieran a deslumbrar al Mundo y confirmaran la calidad creciente de las Águilas. Tras una casi perfecta fase de grupos con dos victorias y un empate, llegó a la final tras eliminar a Corea del Norte, Croacia y Bélgica –en fase de grupos empataron-. En la final africana, con tres malos minutos donde recibió dos goles, acabó por ser derrotada por Nigeria que sumó su quinto título y es la selección más laureada de la competición. A pesar de ello Samuel Diarra se hizo con el Guante de Oro y Aly Malle fue tercero en el Balón de Oro mientras que Sidiki Maiga anotó los mismos goles que el tercer pichichi.  

Con la calidad de sus categorías inferiores creciendo la selección de Bamako está más cerca que nunca de cumplir un sueño muy perseguido, solo necesitará continuar con lo demostrado y que la suerte le siga sonriendo, al menos un poco. Alegría baile e ilusión.

Zambia, ejemplo a seguir

Es indudable la calidad de las selecciones africanas a nivel individual y Malí puede aprender de país tan cercanos geográficamente –algunos forman frontera con Malí- como Algeria, Nigeria, Senegal, Costa de Marfil Ghana, Camerún o incluso Togo. Encuadrada en una posición geográfica tan rica y deseada en términos futbolísticos nos alejaremos del mapa para escoger un buen ejemplo: Zambia. Las ‘Balas de Cobre’ nunca han participado en un Mundial pero suman 16 presencias en la Copa Africana de Naciones. Su primera participación fue en 1974 siendo subcampeón, 1982, 1990 y 1996 con sendos terceros lugares y otro subcampeonato en 1994. Su gran logro fue en la Copa Africana de Naciones 2012 donde Malí finalizó tercera.

La selección zambiana se alzó con el oro de la mano del seleccionador francés Hervé Renard haciendo historia: era su primer título. Con jugadores locales comenzaron avisando tras su victoria ante Senegal en el partido inaugural de su grupo. Tras empatar ante Libia en su único tropiezo hasta el éxito. Derrotó a la sorprendente anfitriona Guinea Ecuatorial, aplicó un contundente 3-0 ante Sudán en cuartos y en semifinales volvió a sacar sus garras para vencer a una de las favoritas: Ghana. Quedaba lo más difícil, la final ante otra de las favoritas –Costa de Marfil- repletada de grandes jugadores con éxito al máximo nivel y capitaneadas por la leyenda Drogba. Aguantó todos los envites de Costa de Marfil, incluso Drogba falló un penalti, antes de alcanzar la gloria en una larga tanda de penaltis que vencieron.

La humilde selección alcanzó el éxito con Katongo como mejor jugador, Mayuka máximo goleador sumados a Mweene y Sunzu formando parte del mejor once del torneo con Kalaba como suplente. Más allá de las claves deportivas existió una más sentimental: el recuerdo del accidente aéreo. A finales de abril de 1993 se estrelló el avión que transportaba a Zambia para un encuentro correspondiente a la clasificación para el Mundial. Fallecieron 30 personas entre las que se encontraban 18 jugadores y cuerpo técnico. Un año después alcanzarían la final en la Copa Africana de Naciones. Ocurrió en la costa cercana a Libreville, Gabón, casualmente sede de la final que coronó a Zambia con el recuerdo y espíritu todavía vivo.

Share this article :

Publicar un comentario

 

Copyright © 2013. Nueva Era Deportiva - All Rights Reserved
Plantilla Creada por Rafel C. Potenciada por Blogger