Home » , » Análisis de Paulo Bento tras el Mundial: ahora ridículo ante Albania

Análisis de Paulo Bento tras el Mundial: ahora ridículo ante Albania

Written By Miguel Regueiro on miércoles, 10 de septiembre de 2014 | 12:35

Tras un Mundial 2014 totalmente desastroso se esperaba un gran cambio en la selección portuguesa. El gran señalado del decepcionante torneo del conjunto luso fue el seleccionador quien, a pesar de ser visto como el gran culpable y ser criticado duramente por la prensa, decidió, a sorpresa de todos, seguir en el cargo. El técnico luso tendría que revolucionar por completo la plantilla y mejorar al equipo en cuanto a su juego para volver a tener la confianza de los portugueses, la oportunidad para hacerlo la tendría un par de meses más tarde durante la fase de clasificación para la Eurocopa 2016. 

Dos meses habían pasado desde el Mundial de Brasil y Portugal se iba a enfrentar el 7 de Septiembre a Albania en el Estadio Municipal de Aveiro. Paulo Bento tendría que decir públicamente a que futbolistas irían convocados al encuentro y se esperaba que la convocatoria estuviera llena de jugadores jóvenes y que la mayoría no hubiera viajado a Brasil. Bento dejó fuera a Hélder Postiga, Hugo Almeida y Silvestre Varela por decisión técnica; tampoco viajaron Cristiano Ronaldo, Beto, Bruno Alves y Rúben Amorim por lesión; por último no fue convocado Rafa Silva para poder jugar con la selección sub-21. En su lugar, el técnico luso convocó a Anthony Lopes, Antunes, Ruben Vezo, André Gomes, Adrien Silva, Pedro Tiba, Ricardo Horta, Ivan Cavaleiro y Bruma. No fue una convocatoria completamente novedosa pero sí hubo una gran mejoría.  

La siguiente decisión que tuvo que hacer el ex futbolista del Oviedo fue a que jugador de los 24 convocados iba a dejar en las gradas durante el encuentro. Sorprendentemente dejó fuera del campo y del banquillo al jugador del Galatasaray Bruma en vez de dejar fuera a uno de los tres guardametas que viajaron a Aveiro. El extremo podría ayudar más al equipo tanto desde el césped desde el inicio o saliendo del banquillo que un segundo guardameta sentado en el banquillo. Al ser preguntado por ello el técnico nacido en Lisboa dejó claro que fue una decisión tomada "en función de lo que fue la semana".

El partido se disputaba a las 19:45 hora local y más o menos una hora antes del partido se conoció el once titular de Portugal elegido por Paulo Bento, un once con pocas novedades. Con Beto lesionado el selecciondor lo tuvo fácil para elegir a Rui Patricio como guardameta titular. 

En la defensa había dudas con respeto a qué jugador iba a acompañar a Pepe en el centro de la zaga, finalmente el entrenador eligió al que tenía más experiencia y edad de los tres como es Ricardo Costa. Las otras dos opciones, las que eran mejores vistos por los aficionados, eran la de colocar a Ruben Vezo o Luis Neto en el centro de la defensa, siendo este último el más pedido por la prensa y afición. Nadie duda de la buena pareja que pueden hacer Costa y Pepe pero pensando de cara a la Eurocopa, Neto es quien debe de tomar el relevo de Bruno Alves en la selección. En la posición de lateral derecho también surgieron algunas dudas ya que el jugador habitual en esa posición, João Pereira, tiene 30 años y ya no es indiscutible en su club. Debido a la renovación que se esperaba que hicieron Bento se había hablado de poder colocar a André Almeida, un fubolista mucho más joven y con futuro por delante. En la banda izquierda no había ninguna duda, tanto el técnico de Portugal como los aficionados tienen total confianza en Fábio Coentrão.

Ya es conocido por todos lo mucho que le gusta a Paulo Bento el 4-3-3 y para este encuentro no lo iba a modificar. De ese 4-3-3, la defensa y el centro del campo pocas veces ha variado con Bento en el banquillo, la defensa siempre fue formada por Pereira, Pepe, Alves y Coentrão mientras que el centro del campo lo formaban Veloso, Meireles y Moutinho. Tras lo ocurrido en Brasil los tres del centro del campo fueron muy criticados por su pobre imagen, sobre todo Miguel Veloso y Raul Meireles, el entrenador lisboeta substituyó a los dos por William Carvalho y André Gomes. El futbolista del Sporting CP haría el trabajo más defensivo mientras que André Gomes y Moutinho se encargarían de distribuir el balón y de crear el juego luso. Seguramente esta decisión fue una de las mejores que tomó el ex futbolista del Sporting CP en cuanto al once inicial ya que lo único que se comentaba que podría haber variado sería la titularidad de Adrien Silva en vez de Gomes.

Con Cristiano Ronaldo lesionado, el entrenador de la seleção tenía un dolor de cabeza más en cuanto a los once futbolistas titulares. Como delantero centro colocó a Éder, el jugador del Sporting Clube de Braga había sido el único '9' convocado y por lo tanto, a pesar de su pésimo Mundial, fue titular. Los dos extremos que le acompañarían eran una incógnita total. Finalmente el técnico eligió a Nani, otro de los más criticados de la Copa del Mundo, y a Vieirinha. La titularidad del primero era difícilmente justificable mientras que la de Vieirinha gustó entre la afición.

Con los dos onces publicados y analizados llegó la hora del partido. Poco más de 23.000 espectadores había en el Estadio Municipal de Aveiro cuando el colegiado francés pitó el inicio del encuentro. Nada más comenzar la selección de Albania avisó de que no venía de paseo como muchos pensaban tras una dura entrada sobre Coentrão que le obligó a abandonar el terreno de juego para ser atendido.

Como era de esperar, Portugal tenía el balón y dominaba pero no llegaba con peligro a la portería contraria. Fue un equipo lento, previsible y sin alma. Uno de los mejores fue Moutinho que estuvo muy activo, que distribuía e intentaba crear ocasiones de gol para sus compañeros mientras que un Nani muy confiado se asociaba con sus compañeros y se animaba a chutar a puerta o centrar para su compatriota Éder que solamente hizo dos remates a puerta y sigue sin convencer con la selección. También el lateral izquierdo del Real Madrid, Fábio Coentrão hizo un gran partido. Subió durante todo el encuentro y creaba peligro por la banda a pesar de que sus centros no acabaron en gol o en ocasiones demasiadas peligrosas.

La seleção das quinas tuvo varias oportunidades de marcar a balón parado ya que Albania empleó un fútbol agresivo. El gol no llegó debido a que los especialistas en rematar este tipo de jugadas, como son Pepe, Éder o Ricardo Costa, no estuvieron del todo acertados de cara a la portería. Las dos ocasiones más claras de Portugal llegaron con dos tiros desde fuera del área, el primero fue un disparo que se estrelló en el larguero de Ricardo Horta después de una falta lanzada por Nani que golpeó en la barrera y el segundo fue un disparo en carrera de André Gomes que paró el guardameta de Albania.

Paulo Bento agotó los tres cambios. El primero fue en el descanso cuando mandó al banquillo a Vieirinha y saltó al Iván Cavaleiro, el futbolistas recién llegado al RC Deportivo no participó mucho en el juego luso y no creo peligró. El segundo cambio se hizo un par de minutos tras el gol -golazo- de Balaj e hizo que la selección modificara el esquema táctico a un 4-2-4, salió William Carvalho y saltó al césped Ricardo Horta.

Con cuatro jugadores de ataque sobre el campo además de André Gomes y Moutinho en la medular, Portugal fue a por todas y estaba obligado a ganar. Todavía sin marcar ni maravillar en ataque, el seleccionador portugués hizo un cambio muy sorprendente al sacar a Ricardo Costa por Miguel Veloso. Perdiendo por un gol, con la necesidad de ganar, saca a un central y mete a un mediocentro defensivo, un cambio difícil de entender. Todo viene a raíz de tener sentados a dos porteros en el banquillo y tener a uno de los extremos más prometedores de Portugal en la grada, quizás si hubiera estado Bruma sobre el campo la cosa podría haber cambiado.

El encuentro acabó con derrota de la selección portuguesa y con una gran pañolada al final de partido además de muchos pitos que ya se escuchaban durante el partido. Al día siguiente en las portadas de los principales periódicos deportivos de Portugal se hablaba de "Miseria total", "Vergüenza" o "La mayor vergüenza de siempre de la seleção". Paulo Bento fue y es el gran señalado por todos.
Share this article :

Publicar un comentario

 

Copyright © 2013 Nueva Era Deportiva - All Rights Reserved