Home » , » ¡¡Tres veces Sevilla!!

¡¡Tres veces Sevilla!!

Written By Alfredo Pascual on jueves, 15 de mayo de 2014 | 1:51



El Sevilla se ha impuesto, por segunda vez en la competición, en la tanda de penaltis a un Benfica maldito por Bela Guttman. Los portugueses se han estrellado una y otra vez contra un muro, también luso, llamado Beto. El meta sevillista se ha coronado como porterazo deteniendo dos penaltis en la tanda y haciendo numerosas paradas en los 120 minutos de encuentro. Gameiro, por su parte, marcó lesionado la pena máxima definitiva.

Las lágrimas de los jugadores y las de los aficionados sevillistas se fundieron bajo un cántico común: el himno del centenario. Durante la previa, el partido y la celebración la canción hecha por el Arrebato sonaba de cada una de las gargantas, de cada una de las almas, de cada uno de los corazones sevillistas.

En el campo los dominadores del partido no fueron los mediocampistas ni los delanteros, fueron cuatro hombres que estuvieron a un nivel sensacional, dos por cada equipo: los centrales. Insuperables Luisão y Garay para los de Nervión igual que Fazio y Pareja para los de Lisboa.

imagen noticia
Momento en el que Rakitic levanta la copa
Otro hombre que merece todos los halagos es Rakitic. El croata    -mejor jugador de la final- fue el emperador de la primera mitad. Fue el primero en dar un paso adelante y mostrarse como el capitán del Sevilla. A raíz de él y de sus escuderos Carriço y M'Bia, los de Emery empezaron a acercarse a las inmediaciones de Oblak, aunque no con excesivo peligro. El Benfica que sacó dos amarillas rápidas a Moreno y a Fazio, tuvo el contratiempo de la lesión de Sulejmani.

La primera parte transcurrió con llegadas sin peligro de Vitolo o Bacca y terminó con Beto y Fazio salvando a los suyos. El primero detuvo un mano a mano a Gaitán y el segundo le arrebató otro al propio Gaitan. Garay también pudo adelantar al Benfica en una falta en la que Fazio no despejó y Beto, con buenos reflejos, rechazó mal dejando el balón muerto en el área pequeña. Tampoco lo hizo y se llegó 0-0 al descanso.

Tras los 15 minutos del descanso llegó la oleada portuguesa, en dos contras casi se canta gol. Un error infantil de Moreno estuvo a punto de salirle caro pero la veteranía de Pareja y el acierto de Beto salvaron otra vez más al Sevilla, que minutos después tuvo el gol en los pies de Reyes tras un sensacional pase de Rakitic. El canterano pudo haberse coronado, sólo tenía que batir al portero pero su disparo se fue fuera por muy poco. De ahí al final del partido hubo tres cosas: el bajón físico de todos los jugadores, la irrupción fantasma de Marin -fue cambiado 26 minutos más tarde- y el paso de los minutos hacía una prórroga que parecía inevitable. Así fue, se llegó al tiempo extra con los jugadores necesitando bombonas de oxígeno para aguantar los treinta minutos extras.

imagen noticia
Jugadores celebrando el título
La actitud de Jorge Jesús fue digna de elogio, quitó a Siqueira y metió a Cardozo para jugar con tres delanteros mientras que Emery introdujo a Gameiro por Marin después de que Bacca tuviera la ocasión más clara de la prórroga. Rakitic controló y de primeras y de volea dejó solo al colombiano con un pase de 40 metros. El delantero lanzó con el exterior tras un control largo y su disparo se fue lamiendo el palo de Oblak. Desde ese momento no existió más prórroga, se iba a decidir en los penaltis donde apareció otra vez Beto deteniendo el chute del paraguayo Cardozo y el del español Rodrigo. Bacca, M'Bia, Coke y Gameiro, todos tocados y exhaustos, proclamaron al Sevilla campeón de la Europa League por tercera vez en su historia convirtiéndose en los príncipes de Europa.  
Share this article :

Publicar un comentario

 

Copyright © 2013 Nueva Era Deportiva - All Rights Reserved