Home » » Holanda, la última víctima de la maldición de la subcampeona

Holanda, la última víctima de la maldición de la subcampeona

Written By J. Julián Fernández S. on miércoles, 20 de junio de 2012 | 12:15


Sin duda alguna, la fase de grupos de la Eurocopa de Polonia y Ucrania se ha cobrado una gran víctima: Holanda. La vigente subcampeona del mundo partía como una de las grandes favoritas al título, ya no sólo por su espectacular papel en Sudáfrica, sino por contar con uno de los mejores equipos de todo el campeonato. Sin embargo, las expectativas han quedado hechas añicos en apenas tres encuentros.

Porque la ‘Oranje’ no ha estado a la altura. De hecho, los pupilos de Bert Van Marwijck han contado sus duelos por derrotas, frente a Dinamarca, Alemania y Portugal, lo que les ha mandado de vuelta a casa antes de lo esperado. O quizás no, porque el varapalo sufrido por la otrora ‘Naranja Mecánica’ es el enésimo capítulo de una maldición que persigue a los conjuntos europeos que se quedan a tan sólo un paso de dominar el fútbol.


Y es que prácticamente siempre que un combinado del ‘Viejo Continente’ pierde la final del Mundial cae a las primeras de cambio en la siguiente Eurocopa. De hecho, muy pocas han podido escapar a esta norma no escrita. Tanto es así, que apenas existen dos casos. El primero data de 1976 y, precisamente, con los ‘Tulipanes’ como protagonistas. Entonces, Holanda, que venía de haber logrado su primer subcampeonato en Alemania 74 consiguió llegar hasta las ‘semis’ de la cita continental de Yugoslavia, donde cayó frente a Checoslovaquia. Eso sí, capitaneados por Cruyff, lograron hacerse con la tercera plaza, al imponerse por 3-2 a los anfitriones en el duelo de consolación.

Doce años después, en 1988, fue Alemania la que logró hacer casi lo mismo, resarciéndose de la derrota contra Argentina de México 86 con un ‘bronce’ compartido con Italia en la Euro de la que fue sede. Paradójicamente, fue la ‘Oranje’ quien dejó a los germanos sin final y, a la postre, la selección que se convirtió en campeona del torneo, firmando de este modo el mayor éxito de su historia.


Pero más allá de estos casos, todos son fracasos. Basta recordar que la primera edición, la de 1960, no contó siquiera con la participación de Suecia, que en 1958 había caído en el último duelo del Mundial en el que actuó como anfitriona. Igualmente, Checoslovaquia, subcampeona en Chile 62, no pasó de la fase preliminar de la cita continental de España, en 1964, al ser superada en su primer cruce por Alemania. Así mismo, Italia, que ya se quedó con la miel en los labios en la final de México 70, también se ausentó de la Eurocopa de 1972, en Bélgica, al caer en cuartos de final (por entonces la fase final sólo comprendía las dos últimas rondas) frente al combinado nacional local.

Incluso la propia Holanda sufrió en sus carnes esta maldición en Italia 80, en la que no superó la primera fase pese a llegar con la vitola de favorita, tras sumar su segundo subcampeonato mundial en Argentina 78. Aunque no sería la única en vivir algo similar, porque a Alemania le pasó exactamente lo mismo en Francia 1984, tras haber caido en la final de España 82 ante la ‘Azurra’. Precisamente los transalpinos probaron esta misma medicina en 1996, en Inglaterra, después de caer frente a Brasil en la tanda de penaltis decisiva de Estados Unidos 94.
 

Ya en el siglo XXI, la ‘Mannschaft’ repitió experiencia en la Eurocopa de Portugal, de la que se despidieron a las primeras de cambio cuando buscaban confirmar que, tras su segundo puesto en Japón y Corea 02, había vuelto al primer plano del fútbol internacional. Y, finalmente, hace cuatro años todos asistimos a cómo Francia sufría los efectos colaterales del adiós de su mejor generación de futbolistas, yéndose a casa en la fase de grupos de Austria y Suiza, a la que llegó después de perder en los penaltis el Mundial de Alemania de 2006.

Ahora, Holanda, con su sorprendente eliminación, ha escrito la última página de la historia de esta maldición que quizás pocos conocen, pero que, visto lo visto, parece cumplirse casi a rajatabla. Menos mal que los nuestros juegan la Euro como vigentes campeones del mundo, porque si no puede que el sufrimiento que padecimos el lunes ante Croacia hubiese tenido un desenlace bien distinto…

Share this article :

Publicar un comentario

 

Copyright © 2013 Nueva Era Deportiva - All Rights Reserved