Home » » Blanc, ante un doble desafío

Blanc, ante un doble desafío

Written By J. Julián Fernández S. on martes, 12 de junio de 2012 | 15:46


Ganar una Eurocopa está al alcance muy pocos. Además, que se juegue cada cuatro años y, hasta ahora, ningún campeón haya repetido título en la siguiente edición dificultan más aún la posibilidad de que alguien pueda tener más de una en su palmarés. De hecho, sólo se ha dado un caso de un jugador que ha sido capaz de desafiar esta estadística. Se trata del alemán Rainer Bonhof, que logró cantar victoria en las ediciones de 1972 y 1980.

Quizás por ello, muchos han optado por la opción de intentar ‘engañar’ al tiempo desde el banquillo, buscando reverdecer viejos laureles como seleccionador nacional. El último de ellos es Laurent Blanc, quien puede presumir de haber formado parte de uno de los mejores conjuntos de los últimos tiempos: la Francia de finales del siglo XX. Basta recordar que era pieza básica de aquella escuadra que con nombres tan ilustres como los de Zidane, Barthez, Henry, Thuram o Deschamps fue se alzó, de manera consecutiva, con el Mundial de 1998 y la Euro del 2000.


Ahora, doce años después de aquella gesta, es la cabeza visible de un combinado ‘Bleu’ que quiere volver a aspirar a todo, intentando dejar atrás los fracasos de las últimas tres grandes citas internacionales, en las que el equipo no ha pasado de la fase de grupos. No será una misión nada fácil, ya no sólo por el hecho de que su debut en la competición, frente a Inglaterra, se haya saldado con un empate y esté a dos puntos de una de las anfitrionas, Ucrania, sino porque los precedentes no resultan demasiado halagüeños.

Tanto es así que tan sólo hay un caso de alguien que haya sido capaz de hacerse con el torneo como jugador y como técnico: el alemán Berti Vogts. ‘Der Terrier’, como era conocido en tierras germanas durante su etapa como profesional, formó parte del cuadro teutón que logró el cetro continental en 1972, en Bélgica. 24 años después, en Inglaterra 96, repitió éxito como míster de la ‘Mannschaft’, a la que llevó a la consecución del que, hasta ahora, ha sido su último título.
 

Igualmente, Luis Aragonés se quedó a un paso de poder firmar algo parecido. De hecho, el ‘Sabio de Hortaleza’ fue convocado a lo largo de la clasificación para la Eurocopa de 1964, aunque no debutó ni llegó a entrar en la lista para la fase final, que se cerró con la victoria de la ‘Roja’. Sin embargo, pudo desquitarse en la última Eurocopa, en la que dirigió a una España que terminó convirtiéndose en campeona.

También estuvo a punto de hacer doblete el italiano Dino Zoff. El legendario meta hizo sus primeros pinitos con la ‘Azzurra’ durante la edición de 1968, en la que los transalpinos, que ejercían como anfitriones, ganaron el trofeo. Sin embargo, en el 2000, y desde el banquillo, vio cómo sus pupilos caían en la gran final frente a una Francia en la que, curiosamente, jugaba Laurent Blanc.


Precisamente para llegar al duelo decisivo, sus hombres dejaron en la cuneta en ‘semis’ a una Holanda que tenía en el banquillo a otro ilustre: Frank Rijkaard, que tocó la gloria con la ‘oranje’ en la edición de 1988. Paradójicamente, para ser campeón, el conjunto del país de los tulipanes se deshizo también en la penúltima ronda de una Alemania entrenada por Franz Beckenbauer, líder de aquel conjunto germano que se llevó el título en la edición de 1972. Es más, el ‘verdugo’ de aquel cuadro teutón fue un Marco Van Basten que como técnico sólo pudo llegar a cuartos en 2008.

De igual modo, cabe decir que Blanc no es el primer jugador francés que aspira a reeditar su éxito continental desde el banquillo y que, incluso fue testigo directo de ello. Ya en 1992, el actual presidente de la UEFA, Michel Platini, buscó, aunque sin suerte, hacer lo mismo. Y es que si como centrocampista llevó a los galos a ser campeones en 1984, ante su público, las cosas no pudieron irle tan bien sólo ocho años después, cuando ‘Les Bleus’ se despidieron sin pasar de la primera fase.
 

Así las cosas, el míster del combinado nacional del país vecino es consciente de que tiene ante sí un doble reto más que complicado: que los suyos sean capaces de reverdecer viejos laureles y, de paso, firmar un doblete que, salvo Vogts, nadie ha logrado. La competición dirá si él es el segundo en hacerlo o si, como otros muchos, se queda en el intento.
Share this article :

Publicar un comentario

 

Copyright © 2013 Nueva Era Deportiva - All Rights Reserved