Home » » Todos los caminos conducen al Chelsea

Todos los caminos conducen al Chelsea

Written By J. Julián Fernández S. on lunes, 7 de mayo de 2012 | 15:16


Reza un tópico deportivo que “las estadísticas están para romperlas”, pero hay ocasiones en las que resultan tan contundentes que casi da miedo llevarles la contraria. Es lo que ocurre a la hora de analizar lo que puede suceder en la próxima final de la Champions League, en la que, con los datos en la mano, se podría casi vaticinar una victoria del Chelsea.

¿Por qué? Muy sencillo: todos los caminos conducen a ella. Basta comenzar recordando que su rival, el Bayern Munich, tendrá que sobreponerse a la maldición de jugar como local. No en vano, ningún equipo ha ganado la máxima competición continental en su estadio desde la ya lejana temporada 64/65, cuando el Inter de Milán lo hizo en el Giuseppe Meazza al imponerse por 1-0 al Benfica. Antes de eso, también lo logró el Real Madrid en la 56/57, en la que los blancos pudieron festejar en el Bernabéu el título después de ganar por 2-0 a la Fiorentina.


Sin embargo, en los últimos 47 años ningún otro equipo ha sido capaz de repetir esta hazaña. Aunque sí estuvo muy cerca la Roma, en la 83/84, cuando terminó viendo cómo el Liverpool se convertía en campeón al vencerle en la tanda de penaltis. Desde entonces, nadie pudo ser siquiera finalista en su estadio, algo que en esta edición los pupilos de Juup Heynckes sí han logrado, pese a que continúen teniendo aún más registros en su contra.

Y es que otra norma no escrita de la Champions señala que cuando Munich es la sede del último partido de la máxima competición continental, alguien estrena su palmarés. Así ha ocurrido en los tres precedentes que ha habido hasta la fecha. De hecho, el Nottingham Forest ganó su primera Copa de Europa allí en la 78/79, tras derrotar por 1-0 al Malmo sueco. Años más tarde, coincidiendo con el cambio de nomenclatura del torneo, en la 92/93, fue el Olympique de Marsella quien logró hacer historia, al vencer al ‘todopoderoso’ Milan por idéntico resultado. Finalmente, en la 96/97, el turno fue para el Borussia de Dortmund, que tocó el cielo con las dos manos después de endosarle un incontestable 3-1 a la Juventus.
 

Si a eso le unimos que el Chelsea todavía no ha sido capaz de levantar la ‘orejona’, la temblera de los aficionados del Bayern resulta lógica y aceptable. Es más, muchos recordarán que la suerte les debe una a los ‘Blues’, que en su única final, en la 07/08, perdieron el título en la tanda de penaltis, frente al Manchester United, debido a un resbalón de su capitán, John Terry, en el momento decisivo. Cierto es que, en esta ocasión, el central no podrá estar, por sanción, sobre el césped, aunque la cuenta pendiente que aún mantiene la fortuna con la escuadra londinense sí que seguirá ahí.

Pero, además, hay otro detalle digno de mención y que apoya la candidatura como campeón de los pupilos de Roberto di Matteo: en los últimos años, todos los equipos que han eliminado al Barcelona de un torneo han terminado haciéndose con el trofeo. Se trata de una dinámica que comenzó en la temporada 07/08 y que, al menos de momento, continúa vigente hasta la actualidad. Dentro de la misma, el Manchester United y el Valencia se llevaron la Champions y la Copa del Rey de aquel último curso de Rijkaard en el banquillo culé, tras dejar en la cuneta a los del Camp Nou en las ‘semis’ de dichas competiciones.


En la 08/09, con la llegada de Guardiola, el cuadro catalán lo ganó todo, provocando un paréntesis que tuvo su final en la campaña siguiente, en la que el Sevilla, que acabó con ellos en los octavos del ‘Torneo del KO’ y el Inter, que hizo lo propio en las ‘semis’ de la máxima competición continental, vieron cómo aumentaban sus respectivas listas de éxitos. Igualmente, y aunque no fuese una eliminatoria propiamente dicha, hay que recordar que los azulgranas cayeron en la final de Copa del pasado curso ante el Real Madrid que, por tanto, también se llevó el título, algo que, incluso, podría repetirse en la de este año, frente al Athletic de Bilbao.

A este respecto, y teniendo en cuenta que el Chelsea fue el verdugo barcelonista en las semifinales de la Champions, los vaticinios resultan más fáciles si cabe. No obstante, nunca hay que perder de vista que los números, pese a su contundencia, nunca dejan de ser eso, simples datos. Seguro que esa idea la comparten los aficionados del Bayern, que querrán dejar las estadísticas en una mera anécdota el próximo 19 de mayo. Será entonces cuando el balón eche a rodar, dando y quitando razones a ambos conjuntos. Aunque, a priori, sobre el papel, la final parece tener un favorito claro.

Share this article :

Publicar un comentario

 

Copyright © 2013 Nueva Era Deportiva - All Rights Reserved