Home » » ¿El ocaso del ‘Submarino Amarillo’?

¿El ocaso del ‘Submarino Amarillo’?

Written By J. Julián Fernández S. on martes, 20 de marzo de 2012 | 15:07


Hace 12 años, el Villarreal regresó por segunda vez en su historia a la Primera división. Pocos podían imaginar que aquel conjunto pequeño y humilde, que sólo había podido estar en la máxima categoría una temporada, la 98/99, había vuelto para quedarse e, incluso, hacer cosas muy grandes. No en vano, el conjunto de El Madrigal tardó poco en hacerse un sitio entre los mejores y se convirtió en todo un habitual en las competiciones europeas.

No en vano, el conjunto castellonense estuvo a punto de meterse en la UEFA en la 00/01, la primera campaña tras su retorno a la elite. De la mano de Víctor Muñoz, el equipo terminó séptimo, a sólo dos puntos de la última plaza que permitía pasearse por el ‘Viejo Continente’. Fue todo un aviso a navegantes. Los amarillos apuntaban bien alto y no iban a descansar hasta lograrlo.


Aunque no lo conseguirían en el siguiente curso, en el que quedaron decimoquintos. Pese a ello, lo intentaron a través de la Intertoto, en la que el Málaga, en una de las finales, impidió que se hiciese realidad el sueño de los de El Madrigal. Curiosamente, un año más tarde, y en la misma situación, la suerte sí estuvo del lado del ‘Submarino’ que esta vez, ante el Heerenveen, certificó que por primera vez en la historia jugarían la UEFA. Era sólo el pistoletazo de salida.

Porque aquella gesta estuvo a punto, incluso, de llegar con un título bajo el brazo. De hecho, el Villarreal se plantó en las semifinales de la UEFA, donde el Valencia, que a la postre se convirtió en el campeón de esa edición, fue el único capaz de cortarle el paso. Y todavía quedaban muchísimos hitos más. Como el de aquella temporada 04/05, cuando toda España se dio cuenta de que aquel conjunto no iba de farol.


Fue de la mano de Pellegrini en el banquillo y con nombres como los de Reina, Riquelme o Forlán en su alineación. Gracias a ellos, el ‘Submarino’ firmó una Liga para enmarcar y terminó tercero, lo que le permitía jugar la Champions League, donde la leyenda del Villarreal iba a continuar agrandándose. Sobre todo porque, como ocurrió en su debut europeo, los castellonenses llegaron hasta la penúltima ronda, donde el Arsenal y la falta de puntería de Riquelme desde los once metros evitaron que llegasen a la gran final ante el Barcelona.

Ese temporadón les pasó factura, dejándolos fuera de Europa incluso tras jugar la Intertoto, en la que cayeron frente al NK Maribor esloveno. Así, la 06/07 se convirtió en la última campaña en la que los amarillos no se pasearon por el ‘Viejo Continente’, regresando a este tipo de torneos al curso siguiente y, desde entonces, no han vuelto a faltar. Primero, metiéndose en la UEFA, tras quedar quintos. Después, volviendo a la Champions por la puerta grande, como justo premio al subcampeonato de Liga de la 07/08.


La campaña siguiente, la suerte se alió con los castellonenses, que inicialmente se quedaron fuera de Europa pero accedieron a la UEFA por los problemas financieros del Mallorca. De igual modo, la temporada pasada, dieron un nuevo salto de calidad, firmando su vuelta a la máxima competición continental, ya que finalizaron la Liga en la cuarta plaza de la tabla.

Y, a partir de ahí, comenzó la cuesta abajo. Porque el proyecto de este año ha hecho aguas por todos lados casi desde el primer momento. Los varapalos se han venido sucediendo sin solución de continuidad y, para más inri, las lesiones se han cebado con muchos de los futbolistas más importantes del plantel, como Rossi o Nilmar. Como consecuencia, el equipo dejó de estar vivo en Copa y Champions demasiado pronto, al tiempo que en Liga parece estar muy malherido.


Basta caer en la cuenta de que el Villarreal ocupa ahora mismo la decimoséptima posición, con sólo tres puntos sobre el descenso, algo prácticamente inédito en la historia reciente de la entidad. Esto se ha cobrado ya el puesto de Juan Carlos Garrido y José Francisco Molina, permitiendo la llegada de un Miguel Ángel Lotina consciente de que por primera vez en doce años el club está obligado a pelear por mantenerse y no por mirar de la tabla hacia arriba.

El objetivo del técnico de Peñaka es claro y conciso: no pasar ningún tipo de apuro. Pero habrá que ver cómo se sobrepone a la presión de una grada malacostumbrada hasta el extremo durante los últimos años y que se enfrenta a un final de Liga que también podría serlo de ciclo. Porque, esta temporada, el único éxito del ‘Submarino’ sería salir a flote, que la última jornada no le llegue con el agua al cuello. Quizás porque como a otros muchos les pasó antes, después de brillar durante años con luz propia ha llegado el momento del ocaso. El tiempo, Lotina y los jugadores se encargarán de desmentirlo o de confirmarlo.

Share this article :

Publicar un comentario

 

Copyright © 2013 Nueva Era Deportiva - All Rights Reserved