Home » » El milagro de los 'Chipolopolo'

El milagro de los 'Chipolopolo'

Written By J. Julián Fernández S. on martes, 14 de febrero de 2012 | 13:38


Una de las cosas que hacen que el fútbol sea uno de los deportes más bellos que existen es que en él no hay lógica que valga. Y ejemplos hay más que suficientes como para confirmarlo, con gestas protagonizadas por equipos que en principio no contaban para nada y terminaron tocando la gloria con las manos. Basta recordar lo que ocurrió en la Eurocopa de 2004, cuando Grecia, contra todo pronóstico, se convirtió en la mejor selección del ‘Viejo Continente’.

Pero si hay un lugar en el que los milagros futbolísticos cobran un mayor sentido es en África, donde en mitad del hambre y la necesidad siempre puede aparecer un rayo de luz cuando alguien tiene un balón en los pies. Si no, que lo pregunten en Zambia, el país con más pobres del mundo (en torno al 86 por ciento de su población) y que desde el pasado domingo saca pecho como dominador del ‘Continente Negro’.


Fue prácticamente por sorpresa, puesto que la selección de las ‘Balas de Cobre’ o los ‘Chipolopolo’, como son llamados en su idioma natal, no partían entre las favoritas. Sobre todo porque su historial de títulos apenas estaba jalonado con tres Copas del Sur de África (1997, 1998 y 2006), compartiendo supremacía con Zimbabue, Angola y Sudáfrica, que tienen el mismo número de títulos. Pero, más allá de eso, no había ningún otro éxito más ni como Rodesia del Norte (nombre que tuvo entre 1946 y 1964) ni con su actual denominación.

Zambia jamás ha disfrutado de una presencia mundialista y lo máximo había sido llegar a dos finales de la Copa de África en las que, lamentablemente, terminó hincando la rodilla. La primera, en 1974, en Egipto, cuando vendió bien cara su derrota ante Zaire. No en vano, los ‘Chipolopolo’ firmaron un 2-2 que forzó otro encuentro de desempate, en el que la suerte les fue esquiva y terminaron sucumbiendo por 2-0. Dos décadas después, en 1994 y siendo Túnez la sede de la competición, la Nigeria de los Finidi, Yekini y Amokachi acabó con el sueño zambio, venciendo también por 2-0.


Desde entonces, y salvo por el tercer puesto logrado en Sudáfrica 96, las ‘Balas de Cobre’ habían pasado sin pena ni gloria por su máxima competición continental, pasando de la primera fase sólo en una ocasión, en 2010. Era el preludio de lo que estaba por venir en este 2012 de profecías mayas y en el que, definitivamente, este país ha sabido dar su mayor aldabonazo en la puerta del fútbol internacional.

De hecho, los ‘Chipolopolo’ firmaron una primera fase casi impecable, imponiéndose a Senegal (1-2) y Guinea Ecuatorial (0-1), lo que unido al empate frente a Libia (2-2) les dio la primera plaza del Grupo A. Y a partir de cuartos, impusieron su ley sin concesiones. Primero, deshaciéndose de Sudán por un contundente 3-0 y, ya en ‘semis’, de Ghana por 1-0. Sólo quedaba ver si, como reza el refrán, a la tercera iba la vencida y por fin caía el primer título.


Enfrente, Costa de Marfil, otro de los ‘gallitos’ africanos que, pese a sus participaciones mundialistas e indiscutible potencial, apenas ha podido conseguir grandes cosas a nivel internacional. Pero, pese a ello, los ‘Elefantes’ partían como favoritos para hacerse con su segundo entorchado tras el ya lejano de 1992. Pero, en el fútbol, hay veces que la lógica no sirve de nada.

Porque Zambia, consciente de que era su gran oportunidad de dar un alegrón a los suyos, opuso toda la resistencia del mundo, sin perderle la cara al partido en ningún momento y aguantando hasta una lotería de los penaltis en la que, con toda justicia, la suerte cayó de su lado. Tras una interminable tanda de 18 disparos desde los once metros, las ‘Balas de Cobre’ se impusieron por 8-7, sorprendiendo a propios y extraños, mientras el éxtasis se desataba en las calles del país.


Ahora, tras la machada, esta selección que hace apenas un año no estaba ni entre las cien primeras del mundo, tiene un nuevo reto: demostrar que este éxito no es flor de un día y que, después de mucho tiempo esperándolo, merece disfrutar de su primera presencia mundialista en Brasil 2014. Sería la mejor continuación posible para el milagro de los ‘Chipolopolo’, ese que promete convertir a Zambia en país que además de exportar cobre al resto del mundo, también lo haga con sus futbolistas.
Share this article :

Publicar un comentario

 

Copyright © 2013 Nueva Era Deportiva - All Rights Reserved