Home » , » Froome gana pero se queda con la miel entre los labios

Froome gana pero se queda con la miel entre los labios

Written By Dani on miércoles, 7 de septiembre de 2011 | 17:21


Llegó la etapa decisiva de esta Vuelta a España, la etapa donde, salvo sorpresa en alguna de las que quedan, se iba a decidir la edición del 2011. Al principio Nibali era el gran favorito, en las primeras etapas se vio como Joaquim y su equipo eran muy superiores a los demás, después a Van den Broeck se le veía muy activo, Wiggins se colocó líder de la general y parecía imposible dejarle pero ahora que había llegado el momento de la verdad, ninguno de ellos estaba -Wiggins quizás- sino que eran Cobo y Froome los que se iban a jugar la Vuelta.

En el inicio de la Vuelta probablemente no eran ellos con los que se contaba para ganarla no solo en el global sino también en sus equipos. En el SKY el líder era clarísimamente Bradley Wiggins y en el Geox estaba más discutido pero lo cierto es que la mayoría de la gente en quien confiaba era en el ruso Denis Menchov. Con el paso del tiempo en el equipo Geox cada uno asumió su rol y Menchov, viendo que estaba peor que Cobo le echó una mano cuando le hizo falta. Eso no pasó en el SKY, donde Froome, aún siendo líder, trabajó para Wiggins y en la etapa del Angliru se dejó también tiempo por ayudar a su compañero.

Quizás ese haya sido el motivo por el que el español llegaba como líder a la etapa decisiva de la Vuelta. Nunca se sabe pero es obvio que Froome estaba muy fuerte y si no hubiera realizado esos esfuerzos en beneficio de su compañero se habría dejado menos tiempo en las etapas importantes. Pero aún así Froome estaba totalmente en la lucha y le quedaba una etapa en la que podía decantar la balanza para su lado dejando a Cobo saboreando la victoria final pero no consiguiéndola. Si tenía fuerzas lo iba a intentar, no cabía duda.

Y lo intentó el corredor del SKY. Llegó a dejar a Cobo en el muro de Peña Cabarga y parecía que podía llevarse doble premio: victoria y general. Pero el español sabía que ésta oportunidad era única, que había que aprovecharla, que a lo mejor era la última y tiró de garra y poco a poco fue recuperando el terreno perdido. Al final llegó a Froome, no consiguió la victoria pero consiguió mantener el maillot rojo y ya tiene la Vuelta en el bolsillo. Froome se mostró contento alzando los brazos por la victoria conseguida pero seguro que quería algo más. No pudo ser, se quedó con la miel entre los labios.

Foto: esciclismo.com
Share this article :

Publicar un comentario

 

Copyright © 2013 Nueva Era Deportiva - All Rights Reserved